El robot gigante «LW-Mononofu»
El robot gigante «LW-Mononofu» - Sakakibara Machinery Works Co.

Ya puedes alquilar tu propio «Transformer»: un robot de 8,5 metros y 7,3 toneladas

La compañía japonesa Sakakibara Machinery Works Co. ha creado la máquina, capaz de desplazarse, mover los brazos y disparar pelotas de tenis con una pistola gigante

MADRIDActualizado:

Los robots gigantes siempre han estado dentro de la lista de deseos de muchos aficionados a la tecnología: pilotar una máquina que multiplica por mil el peso del conductor o que es tres veces más grande que nosotros hasta ahora solo ha estado al alcance de unos pocos. La compañía Sakakibara Machinery Works Co., que nació en ese país donde la robótica lleva años de adelanto al resto, Japón, quiere hacer realidad esos anhelos, para lo que ha creado el «LW-Mononofu», que ya se puede alquilar a través de su página web.

Este robot, que mide ocho metros y medio de altura y pesa 7.350 kilos, puede caminar, mover los brazos y las manos, e incluso girar el torso. Además, lleva incorporada una pistola neumática que dispara pelotas de tenis. Y todo controlado desde una cabina interior, donde el piloto humano puede comandar esta «bestia» tecnológica.

La cabina interior del robot
La cabina interior del robot-Sakakibara Machinery Works Co.

La compañía ha explicado que lleva seis años trabajando en su diseño. No se trata de una recién llegada, ya que a principios de los 2000 presentaron otro robot más pequeño también preparado para ser pilotado por una persona desde dentro, e incluso una versión infantil de un dinosaurio robot.

Los responsables de la empresa recomiendan esta máquina para fiestas, eventos de marketing o lanzamientos de productos. El alquiler no se limita solo a Japón, sino que puede pedirse desde otros puntos del planeta, siempre y cuando se cubran los gastos de traslado y un seguro ante desperfectos. Eso sí, en la página no indican por cuánto nos costaría alquilar este robot que se da un aire al mítico «Bumblebee», de «Transformers», aunque si la capacidad de transformarse en coche (aún).