ABC

Un millón de secadoras Whirlpool presentan riesgo de incendio

La compañía conoce este fallo, provocado por el exceso de «pelusa», desde 2015, por lo que el Parlamento de Reino Unido ha llamado la atención sobre este hecho a la empresa

MADRIDActualizado:

Más de un millón de secadoras podrían estar en peligro de sufir un incendio, tal y como afirma un informe del Parlamento de Reino Unido, en el que se detalla que este electrodoméstico producido por la marca Whirlpool, sería «potencialmente peligroso». En concreto, se trata de los modelos Indesit, Hotpoint y Creda, fabricados entre abril de 2004 y septiembre de 2015.

Se trata de un fallo destapado en 2015, causado por el exceso de «pelusas» que se concentran en la zona que desprende el calor, según relata el diario británico The Times. Desde el parlamento se habría pedido una «acción urgente» por parte de Whirlpool, cuyo modelo presentaría un tambor defectuoso.

El comité de empresas, energía y estrategia industrial encargado del informe ha calificado de «inaceptable» que a día de hoy todavía haya un millón de secadoras defectuosas presentes en los hogares británicos, dos años después de la identificación de un defecto que «ha provocado al menos 750 incendios desde 2004».

Después de ser consciente del fallo del tambor, Whirlpool anunció a principios de 2016 que hasta cinco millones de productos en el Reino Unido podrían verse afectados y escribió a casi cuatro millones clientes para informarles acerca del problema. Sin embargo, la empresa ha sido criticada por su lentitud a la hora de reparar o reemplazar las máquinas.

Rachel Reeves, presidenta del comité parlamentario encargado de esta investigación, ha afirmado: «La lamentable respuesta de Whirlpool al defecto en sus secadoras ha causado gran preocupación. Su respuesta lenta y desdeñosa para corregir estos defectos ha sido inadecuada y pedimos a Whirlpool que resuelva los problemas con urgencia. La compañía debe, de una vez por todas, poner fin a esta situación inaceptable, donde un millón de máquinas están actuando como potenciales peligros de incendio en las casas de las personas».