Así es un vídeo grabado por una GoPro envuelta en lava

A pesar del incidente, el dispositivo no dejó de filmar y el vídeo arrasa causa sensación en YouTube

Actualizado:

Hasta hace no demasiados años, grabar vídeos durante una excursión, una fiesta o unas vacaciones era un proceso trabajoso e incómodo. Las cámaras eran por lo general grandes, pesadas, difíciles de transportar y de manejo relativamente complicado. Esos contratiempos han quedado atrás gracias a las videocámaras de última generación, que caben en un bolsillo y se controlan con apenas un par de botones. La marca GoPro es la más exitosa en este mercado... y no es para menos, si sus dispositivos son capaces incluso de grabar tras ser engullidos por lava.

Encontramos la impresionante grabación en el canal de YouTube de Petapixel, aunque quien la consiguió fue en realidad Erik Storm. Este hombre trabaja como guía por espacios naturales en Hawái y acostumbra a colocar su cámara estratégicamente para captar extraordinarias tomas de ríos de lava corriendo por las rocas. Como tantas otras veces, situó su GoPro en una brecha entre dos grandes piedras, pero no esperaba que acabase literalmente devorada por el 'fuego líquido'.

Como es lógico, Erik pensó que su cámara habría quedado completamente quemada y que no podría rescatar nada del artefacto. A pesar de todo, por pura curiosidad, esperó a que la lava se enfriase para llevarse el pedazo en que estaba el aparato. Con ayuda de un martillo geológico liberó la GoPro de su encierro... y sin dar crédito a lo que veía, comprobó que el piloto luminoso de la señal WiFi estaba aún activado. Contra todo pronóstico, bajo la lava quedaba un pequeño resquicio de 'vida'.

El guía fue capaz de rescatar la tarjeta SD prácticamente intacta y con todos los vídeos grabados en su memoria. Entre ellos estaba el que puedes ver sobre estas líneas, que suma casi cinco millones y medio de reproducciones en YouTube. Pero lo más increíble de todo es que incluso la propia cámara, según Erik Storm, continúa funcionando. No tan bien como antes de su visita a las incandescentes entrañas de la lava, pero sigue operativa.

No es la primera vez que una GoPro registra una grabación en circunstancias peculiares. En esta sección ya compartimos en su día el espectacular vídeo grabadopor una gaviota en las islas Cíes, así como el temerario viaje de un joven ruso sobre el techo de un tren. Mucho menos arriesgado, aunque también curioso, es equipar a tu perro con la cámara para que sea él quien se encargue de filmar el vídeo de tu boda.