Un artista, en plena actuación del «WWW»
Un artista, en plena actuación del «WWW»

Un «mundo maravilloso» en el circo Price

El espectáculo «WWW» cuenta con 11 artistas emergentes de 11 nacionalidades

MadridActualizado:

El Teatro Circo Price de Madrid acoge desde hoy y hasta el 17 de septiembre WWW (What a Wonderful World), un espectáculo innovador con 11 artistas emergentes de ocho nacionalidades distintas dirigidos por Marcus von Wachtel.

«Es la celebración del hombre. Una reflexión sobre la condición humana, sobre el sentido de la vida y sus valores fundamentales. Un himno a la paternidad, la maternidad, la infancia y cómo no, al amor. Sueños, pasiones y lamentos. Sus propios deseos y ansiedades. Los objetos como las guirnaldas románticas, las marionetas o muñecas, tiras de perlas, buquets de flores, sombreros de paja, pamelas de paja, corsets, medias de lencería negra, máscaras, biombos, zapatillas de ballet, flores de girasol, veleros de juguete... nos ayudarán a evocar los sueños», señala el director del circo.

El elenco de artistas lo componen Reinvall Ella Ramona (Finlandia), Daniel Esteban (España), Violette Wauters (Bélgica), Liisa Näykki (Finladia), Andreu Casadella (España), Macarena González (Argentina), Leon Boirgens (Alemania), Leonardo García (Chile), Drobna Zuzanna (Eslovaquia) e Isabela Mello (Brasil).

El espectáculo fue estrenado el pasado fin de semana en el festival Cir&Co de Ávila con gran éxito de público. Se enmarca dentro del proyecto CRECE, que celebra su novena edición, y que supone una suerte de laboratorio de creación de circo contemporáneo, en el que artistas emergentes de distintas nacionalidades, participan en la elaboración de un espectáculo único.

CRECE, liderado por la Escuela de Circo Carampa (Premio Nacional de Circo 2011), propone investigar sobre los nuevos lenguajes del circo, mezclar y beber de otras disciplinas artísticas y dar la oportunidad a artistas de las principales escuelas de circo para participar en un proyecto innovador. La dirección del espectáculo recae sobre Marcus von Wachtel quien, con sus propias palabras, lo define poéticamente: «No es más que el antiguo. Deseo sin sentido. De detener el tiempo. Nunca envejecer. Permanecer siempre joven».