POSIBLE PROYECTO LIFE

Recuperación de la cerceta pardilla

La situación de riesgo de extinción de la especie en España se ha agudizado en el último decenio

Cerceta pardilla
Cerceta pardilla - JOSE ANTONIO BARBA

La cerceta pardilla se encuentra en su momento demográfico más crítico. Para revertir la situación, la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha presentado ante la Unión Europea la candidatura para liderar un Proyecto Life centrado en la puesta en marcha de acciones coordinadas para la recuperación de la especie en España. En concreto, y siempre que se consiguiese el fallo favorable de la Comisión Europea, las actuaciones se llevarían a cabo en siete de los trece lugares de Andalucía, Valencia, Murcia y Baleares donde se contabilizan el 83% de las parejas de cerceta pardilla que alberga nuestro país.

El objetivo que se han marcado la Fundación Biodiversidad y sus socios, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Junta de Andalucía, el Gobierno de la Región de Murcia, la Generalitat Valenciana, el Gobierno de las Islas Baleares, la Asociación de Naturalistas del Sureste y SEO/BirdLife, consiste en eliminar el riesgo de extinción al que se enfrenta la especie en la actualidad.

La cerceta pardilla, que es una emblemática anátida de la Península ibérica, depende mucho de los niveles y la calidad del agua de los humedales para reproducirse con éxito. Los pollos, además, son víctimas de una elevada mortandad cuando quedan atrapados en canales sin posibilidad de escape.

La principal amenaza que sufre la cerceta pardilla es la degradación de su hábitat

La principal amenaza que sufre la especie es la destrucción y degradación de su hábitat. Por ello, mejorar la gestión de los humedales y restaurar, al menos, tres mil hectáreas en distintas zonas de interés para la cerceta pardilla supone uno de los retos que se asumirán desde el programa. Su caza (al confundirla con otras aves) y la competencia que le plantean animales invasores como la carpa constituyen dos circunstancias más que, entre otras tantas, se intentará atajar durante el periodo de vigencia del Life, que se desarrollaría desde el 1 de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2022.

Eliminar o mitigar amenazas

Al final del mismo, los resultados que sus impulsores esperan lograr son varios; destacan, por ejemplo, el mantenimiento estable de 125 parejas reproductoras de la especie, el seguimiento vía satélite de 70 ejemplares silvestres, el refuerzo de las poblaciones de la especie mediante el programa de cría en cautividad, la adquisición de 150 hectáreas de terrenos en áreas cruciales para la cerceta pardilla y la participación activa de diversos sectores de la sociedad, como los propietarios de fincas, mediante el establecimiento de convenios de custodia del territorio.

Queda un largo camino hasta que el proyecto Life de la cerceta pardilla se concrete y se convierta en una realidad. Lo que sí es un hecho es que la especie cuenta con una Estrategia Nacional para su conservación desde 2014, y que comparte con la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) y la focha moruna (Fulica cristata).

Cerceta pardilla
Cerceta pardilla- SERGIO ARROYO

«Este es un gran proyecto conjunto que tiene como objetivo revertir la tendencia negativa de la cerceta pardilla, que está en peligro de extinción en toda Europa y principalmente en España, donde quedan algunas parejas reproductoras de este pato. Por tanto, tenemos una gran responsabilidad y estamos obligados a trabajar al máximo para proteger a la especie. Hay que aumentar el conocimiento sobre su estado actual y desarrollar acciones activas para su conservación», resume Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios