Violentas protestas en Honduras a una semana de que el presidente Hernández renueve su mandato

Para el día de la investidura, Nasralla, quien se considera el presidente legítimo de Honduras, prepara otra manifestación en la que llama a sus seguidores a cortar el acceso a aeropuertos y fronteras, además de bloquear de nuevo carreteras del país

Actualizado:

Continúa la crisis electoral en Honduras. A falta de una semana de que el conservador Juan Orlando Hernández renueve su segundo término como presidente, cientos de seguidores de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura se manifestaron el sábado por las calles del país para mostrar su frontal rechazo a que el mandatario jure de nuevo el cargo. Liderados por Salvador Nasralla, la oposición considera que aceptar la investidura de Hernández sería consumar el fraude electoral que presuntamente cometieron las instituciones al actuar en favor de su rival en los polémicos comicios del 26 de noviembre de 2017.

Aunque las protestas se concentraron sobre todo en Tegucigalpa, la capital, la convocatoria tuvo lugar a nivel nacional. Los manifestantes levantaron barricadas con piedras y neumáticos para dificultar el tráfico, sobre todo en la carretera que conecta Tegucigalpa con San Pedro Sula, una de las principales vías del país centroamericano. Antidisturbios y militares se enfrentaron a los manifestantes para eliminar las barricadas y lanzaron gas lacrimógeno para dispersar la protesta. Por el momento, la convocatoria se ha saldado con un fallecido, un anciano que murió tras recibir un impacto de bala que fue supuestamente disparado por la policía. El fatal incidente tuvo lugar en Saba, departamento caribeño de Colón.

Para el día de le investidura, el próximo sábado, Nasralla, quien se considera el presidente legítimo de Honduras, prepara otra manifestación en la que llama a sus seguidores a cortar el acceso a aeropuertos y fronteras, además de bloquear de nuevo carreteras por todo el país. El mes pasado, la Organización de Estados Americanos alentó las sospechas de fraude al expresar su rechazo a los resultados ante la flagrante evidencia de irregularidades que hacen imposible determinar quién fue el ganador de los comicios. Hasta ahora, Hernández no ha mostrado ningún interés por explorar esta vía y continúa con su plan de renovar su mandato en una ceremonia solemne.