La pareja presidencial, en el minuto de silencio en la Casa Blanca
La pareja presidencial, en el minuto de silencio en la Casa Blanca - AFP

Trump preside la conmemoración del 11-S sin aludir al «terrorismo radical islámico»

Hasta ahora, todas sus menciones al yihadismo habían señalado su fuente de inspiración en el islam

WASHINGTONActualizado:

Estados Unidos volvió a rememorar el 11-S, aquel fatídico día de 2001 que ha dejado en el país la huella imborrable de la muerte y el dolor, pero también la de un recuerdo que es capaz de «unir» al país en sus peores circunstancias. Así lo proclamó Donald Trump, que en su primera conmemoración como presidente honró a los caídos en el Pentágono, 125 que trabajaban en el edificio y otros 64 que volaban en el avión que fue obligado a estrellarse por los terroristas. Mientras Estados Unidos mostraba su luto en distintos puntos del país, también en Nueva York, donde los yihadistas enviados por Bin Laden atacaron las Torres Gemelas y dejaron más de 3.000 muertos, el presidente estadounidense lanzaba una advertencia: «Quienes intenten amenazar a nuestro país se unirán a la larga lista de derrotados». La afirmación se produce en plena tensión del país con Corea del Norte, con quien la Administración norteamericana no descarta el uso de la fuerza.

Posiblemente porque se trataba de uno de los días más solemnes del año, el discurso que Trump ha pronunciado en uno de los lugares emblemáticos para Estados Unidos, la sede de su departamento de Defensa, obvió por primera vez la expresión «terrorismo radical islámico». Nunca hasta ahora el presidente había aludido al terrorismo de origen yihadista sin apuntar al islam como fuente de la violencia desplegada por el mundo, una de sus habituales denuncias frente al intento de su antecesor, Barack Obama, de desvincular las cuestiones religiosas de la lucha contra el terror. Hoy, el Trump presidencial que aparece sólo de forma ocasional, empleó la palabra «terroristas» a quienes acusó con vehemencia de «provocar el horror y asesinar a hombres, mujeres y niños inocentes».

En su breve intervención, que siguió a un saludo expreso a miembros de las familias de los fallecidos en Nueva York y en Arlington (Virginia), en compañía de la Primera Dama, Melania Trump, el presidente honró al monumento a las víctimas erigido en el Pentágono. Antes de la visita a la sede del departamento de Defensa, el matrimonio Trump protagonizó en los jardines del ala sur de la Casa Blanca un minuto de silencio, en recuerdo de las víctimas del ataque a las Torres Gemelas. El acto tuvo lugar a las 8,46 de la mañana, la hora exacta en la que el primer avión de los dos que lanzaron los yihadistas contra Nueva York impactó contra una de las Torres Gemelas.