Internacional

Trump avisa que pondría fin al «acuerdo» con Cuba si Castro no acepta mejorarlo

El presidente electo de Estados Unidos vuelve a echar mano de su twitter par marcar una nueva línea roja en política exterior

Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos cambió su discurso de apoyo a la apertura hacia Cuba buscando el voto de Florida
Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos cambió su discurso de apoyo a la apertura hacia Cuba buscando el voto de Florida - AFP
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado que pondrá fin al «acuerdo» con Cuba si el Gobierno de la isla no se abre a mejorarlo: «Si Cuba no está dispuesta a hacer un acuerdo mejor para el pueblo cubano y los cubano-estadounidenses en su conjunto, pondré fin al acuerdo», ha escrito Trump en su cuenta de Twitter.

Durante las primarias, Trump fue el único aspirante republicano que apoyó la apertura a Cuba, pero en su búsqueda de votos en Florida en las elecciones generales, prometió que «revocaría» las medidas ejecutivas del presidente Barack Obama «a no ser que el régimen de los Castro» restaurara «las libertades en la isla».

El futuro jefe de Gabinete, Reince Priebus, anunció el domingo que Trump aguardará a ver «algunos movimientos» del Gobierno cubano en cuanto a las libertades en la isla para decidir cómo será su relación y, de no haberlos, revertirá el acercamiento entre ambas naciones iniciado en diciembre de 2014:«No vamos a tener un acuerdo unilateral procedente de Cuba sin algunos cambios en su Gobierno», indicó Priebus en la cadena Fox, tras mencionar los temas de la represión, los prisioneros políticos y las libertades como la religiosa.

En su reacción a la muerte de Fidel Castro, Trump calificó este sábado de «brutal dictador» al líder cubano y prometió que su Administración hará «todo lo posible para asegurar que el pueblo de Cuba pueda iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad».

En un comunicado, el magnate ha añaido que Castro «oprimió a su propio pueblo» y dejó «un legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales».

Desde diciembre de 2014, los Gobiernos de Obama y Raúl Castro han restablecido las relaciones diplomáticas, han abierto embajadas en las respectivas capitales y se han reanudado los vuelos comerciales directos entre ambos países, entre otros progresos.

Pero el gobernante demócrata, que está en las postrimerías de su mandato, no logró el apoyo suficiente para que el Congreso estadounidense levantara totalmente las provisiones del embargo impuesto a la isla hace más de medio siglo. El Congreso, que ha estado en manos de los republicanos en ambas cámaras, y que seguirá así la próxima legislatura tras las elecciones del pasado 8 de noviembre, es el encargado de desmontar las distintas leyes que componen el entramado del embargo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios