Rafael Correa, durante un mitin en Esmeraldas el pasado diciembre
Rafael Correa, durante un mitin en Esmeraldas el pasado diciembre - Efe

El Tribunal de Cuentas realiza una auditoría a la deuda contraída por Correa

Para comenzar se ha descubierto que la documentación de la deuda fue declarada secreta y reservada

Corresponsal en QuitoActualizado:

El Tribunal de Cuentas de Ecuador (Contraloría) ha anunciado que está realizando una auditoría a la gestión del expresidente Rafael Correa y funcionarios de su gobierno por endeudar al país y por la preventa petrolera que no fue considerada deuda. Su titular, Pablo Celi, adelantó que, hasta ahora, se ha descubierto que la documentación de la deuda fue declarada secreta y reservada.

El anuncio de la auditoría causó revuelo en el país. En las redes sociales se destacó la decisión para que los ecuatorianos conozcan hasta dónde asciende la deuda. Una serie de «memes» se refirieron al cambio que experimenta el país, del «viraje de la tortilla», ya que ahora es Correa quién debe responder por sus acciones.

El expresidente recibió la noticia en Guayaquil, donde hace campaña por el «no» en la consulta popular que convocó el actual mandantario ecuatoriano, Lenín Moreno, para el 4 de febrero. Su abogado, Alexis Mera, quien fue secretario jurídico de la Presidencia durante los diez años de mandato, recibió el aviso. De inmediato, Correa dijo que se trabaja de una persecución política.

Al anunciar la auditoría de la deuda contraída durante el período 2012-2017, Pablo Celi dio a conocer la formación de una veeduría integrada por reconocidas personalidades, entre ellas un exvicepresidente, una exfiscal general de la Nación, dos exministros, dos excontralores, expertos y empresarios. Esta noticia también fue bien recibida. Mauricio Pozo, exministro de Economía y Finanzas, la considera acertada. «El endeudamiento en la última década fue exorbitante y desordenado; no se respetó los más elementales principios técnicos del endeudamiento público», comentó a ABC.

Más del 60% del PIB

Con Pozo coincide Jaime Carrera, director del Observatorio de la Política Fiscal. Para él la veeduría es una acción «extremadamente positiva», por lo que dijo es de esperar que coadyuve a determinar el real nivel de las deudas contraídas y las responsabilidades de las transgresiones legales y de la ética pública en la administración del Estado. A su criterio, la deuda supera el 60% del PIB (Producto Interno Bruto)

El monto de la deuda es motivo de controversia en Ecuador. Los «correistas» no admiten que se haya rebasado el límite de 40% del PIB que permite la ley; los analistas consideran que se ha superado con mucho. El otro dilema es el destino de los ingresos durante la mayor bonanza petrolera del país, pues la obra pública se hizo, justamente, con deuda, por lo que «cada familia ecuatoriana debe 16.000 dólares», reveló el analista y exjuez de Cuentas Marcelo Merlo Jaramillo, en radio Democracia.