Internacional

Un abogado en apuros hiere a tiros a nueve personas en Houston

Abrió fuego contra los coches aparcados en un centro comercial, antes de ser abatido

Un hombre ha abierto fuego este lunes en una zona comercial de Houston, dejando nueve muertos antes de ser abatido por la Policía
Un hombre ha abierto fuego este lunes en una zona comercial de Houston, dejando nueve muertos antes de ser abatido por la Policía - AFP

La cascada de tiroteos en EE.UU. no cesa. Y al igual que en el ataque del sábado en el estado de Washington, con un centro comercial como escenario, aunque esta vez en el aparcamiento. Nathan DeSai, un abogado de origen indio, acuciado por el reciente cierre de su despacho por falta de clientes, abrió fuego de forma indiscriminada contra los vehículos estacionados en la zona comercial de Houston, hiriendo a nueve personas, según explicó el alcalde de la ciudad, Sylvester Turner. Una de ellas ingresó en estado crítico y otra, muy grave. El agresor fue abatido minutos después por la Policía. Los agentes encontraron varias pistolas más en un Porsche aparcado cerca de la zona, propiedad de DeSai.

Los hechos tuvieron lugar hacia las seis y media de la mañana, hora local, cuando el abogado, que había conducido su coche hasta allí desde el edificio de apartamentos en el que vivía, se apostó entre unos árboles. Poco después, se acercó al aparcamiento y empezó a abrir fuego con su pistola. Además de los seis que tuvieron que ser trasladados en ambulancia a los hospitales más cercanos, las otras tres personas heridas pudieron ser atendidas en el mismo aparcamiento. Sus lesiones, más leves, eran cortes producidos por la rotura de las lunas de sus vehículos, producto de los disparos realizados por DeSai.

Horas después del suceso, el padre del atacante desveló a una televisión local que había intentado ponerse en contacto con su hijo poco antes, consciente de su «agobio», que le había manifestado él mismo los últimos días.

Asalto simulado

Jennnifer Molleda, vecina del complejo de apartamentos en el que vivía DeSai, aportó más información sobre el estado que padecía el pistolero, al relatar que semanas atrás había aparecido un día pistola en mano en la azotea del edificio (el rooftop, habitual zona de esparcimiento en Estados Unidos), simulando un asalto a tiros.

Con la debida cautela, ni la jefa de policía de Houston, Martha Montalvo, ni el FBI descartaron móvil alguno, aunque todo apuntaba a que la motivación no estaba vinculada con un acto de terrorismo.

Texas es el estado más permisivo de Estados Unidos para portar armas, al disfrutar del llamado «open carry guns» en su máxima expresión. De hecho, este mismo año, en una nueva reforma legal aprobada por su Congreso, se levantó la obligatoriedad de llevarlas escondidas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios