El secretario de Estado de Estados Unidos llega a Ciudad de México (México)
El secretario de Estado de Estados Unidos llega a Ciudad de México (México) - EFE

Tillerson llega a México con objetivo de «forjar una relación constructiva»

La visita supone el primer viaje bilateral de Tillerson, que lleva menos de un mes en el cargo y solamente ha estado en Alemania para una reunión del G20, y forma también parte de la primera gira por Latinoamérica de Kelly

Actualizado:

El secretario estadounidense de Estado, Rex Tillerson, ha llegado a Ciudad de México, donde en compañía del titular de Seguridad Nacional, John Kelly, se reunirá con autoridades mexicanas con el objetivo de «forjar una relación constructiva», según fuentes oficiales de EE.UU.

Tillerson fue recibido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por la embajadora de EE.UU. en este país, Roberta Jacobson, y el director general para América del Norte de la cancillería mexicana, Mauricio Ibarra.

Antes de viajar al país latinoamericano Tillerson se reunió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para hablar sobre esta visita.

Tillerson y Kelly -quien llegará más tarde a México procedente de Guatemala- asistirán esta noche a una cena con los secretarios mexicanos de Exteriores, Luis Videgaray; de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, y de Marina, almirante Vidal Francisco Soberón.

Mañana tienen previsto reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto y otros miembros de su gabinete para hablar de «seguridad en la frontera, cooperación en procuración de justicia y comercio, entre otros temas», ha indicado la embajada de Estados Unidos en un boletín.

La visita supone el primer viaje bilateral de Tillerson, que lleva menos de un mes en el cargo y solamente ha estado en Alemania para una reunión del G20, y forma también parte de la primera gira por Latinoamérica de Kelly.

«Forjar una relación constructiva»

Estados Unidos ve la visita como un paso más para estabilizar la relación bilateral tras la cancelación el mes pasado de la visita a Washington de Peña Nieto a raíz de la decisión de Trump de firmar un decreto para construir un muro en la frontera sur y su insistencia en que su coste sea «reembolsado al 100 %» por México.

«Este viaje está centrado en forjar una relación constructiva en la que trabajemos en nuestros intereses comunes de seguridad y migración, así como en los temas económicos. Se trata de mirar hacia adelante. El muro es solo una parte de la relación que tenemos», ha explicado un alto funcionario estadounidense que pidió el anonimato.

«La visita se centrará en temas de seguridad -específicamente las drogas, los grupos criminales y la cooperación contra el terrorismo- y la inmigración, con el objetivo de reducir drásticamente la migración irregular a Estados Unidos», ha dicho en una conferencia de prensa telefónica.

Tillerson y Kelly también abordarán asuntos económicos y «los temas fronterizos que afectan directamente las vidas diarias de los estadounidenses», además de «la cooperación ante retos regionales y globales» en foros como la Organización de las naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA), según la fuente.

Además, Kelly explicará a los líderes mexicanos el contenido de las órdenes ejecutivas de Trump y «cómo las está implementando» el Departamento de Seguridad Nacional, según explicó otro funcionario estadounidense en la misma conferencia telefónica.

Esa agencia publicó este lunes nuevas directrices para reforzar el control migratorio en EE.UU., con un agresivo plan que incluye acelerar el proceso de deportación de inmigrantes indocumentados y contratar a 15.000 nuevos agentes.

Inmigración, el primer punto

El canciller mexicano, Luis Videgaray, ha dicho que el tema migratorio será «inevitablemente y por convicción el primer punto en la agenda» con los secretarios estadounidenses, tras asegurar que México no va a aceptar disposiciones «unilaterales» en esta materia de otro Gobierno.

Además, afirmó que México «no dudará en recurrir a las Naciones Unidas o a cualquier otro organismo internacional para seguir defendiendo los derechos» de los mexicanos.

La visita a México forma parte de un «proceso» gradual para reforzar la relación bilateral, según las fuentes estadounidenses, que no quisieron «especular» sobre la posibilidad de que se reprograme pronto un encuentro en persona entre Trump y Peña Nieto.