EFE

Silvio Berlusconi ya puede volver a ser candidato en unas elecciones en Italia

El fallo fue adoptado el viernes por el Tribunal de Vigilancia de Milán y es de ejecución inmediata

Actualizado:

Silvio Berlusconi, 81 años, vuelve a la escena política con plenitud de derechos y podrá regresar nuevamente al parlamento. El exprimer ministro ha obtenido del Tribunal de Vigilancia de Milán la «rehabilitación» política, después de la condena sufrida en el Tribunal Supremo en el 2013 por fraude fiscal en el proceso Mediaset sobre derechos televisivos. Esa sentencia le impedía ser candidato en las elecciones durante seis años, hasta noviembre 2019. Ahora podría concurrir en los próximos comicios. Es más, le sería posible volver al parlamento por la puerta principal en esta misma legislatura. Sería suficiente con que dimitiera un parlamentario de su partido, Forza Italia. En el círculo próximo al exCavaliere se observa ya si hay alguien que podría inmolarse para la vuelta del magnate al Senado o a la Cámara de diputados.

La rehabilitación política de Silvio Berlusconi llega en un día clave de las negociaciones entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga Norte sobre el programa de gobierno. «La noticia de la rehabilitación no cambia nada el curso de la negociación», ha dicho Luigi Di Maio, líder del M5E. Por su parte, el líder de la Liga, Matteo salvini, se ha limitado a declarar: «Es una buena noticia para él y, sobre todo, para la democracia».

Para Berlusconi y Forza Italia ha sido una bocanada de oxígeno que les dará nuevas energías. La enésima «resurrección» del magnate podría poner en riesgo el liderazgo de Matteo Salvini, secretario político de la Liga Norte, en el centro derecha. En las pasadas elecciones del 4 de marzo, la Liga obtuvo un 17,5 % de votos, mientras Forza Italia superaba ligeramente el 14 %. Ahora los seguidores de Berlusconi creen que con su candidatura podrían llegar al 20 por 100.

Berlusconi tiene aún pendientes siete juicios, cinco de ellos relacionados con el caso «Ruby Ter», que investiga si el exprimer ministro compró el silencio de varias personas durante el juicio por corrupción de menores y abuso de poder en el «caso Ruby», la joven marroquí con la que Berlusconi mantuvo relaciones sexuales cuando ella era menor de edad. Un sexto proceso es el llamado «escort-Tarantini», y el último a su cargo es la apertura de una investigación en Florencia por los atentados mafiosos de 1993.