El embajador ruso en Pionyang dice que Corea ha desarrollado una tecnología propia
El embajador ruso en Pionyang dice que Corea ha desarrollado una tecnología propia - Reuters

Rusia dice conocer qué misiles tiene Corea del Norte

En consecuencia, deportarán a todos los trabajadores norcoreanos en suelo ruso antes de 2020

MadridActualizado:

La que podría llamarse «crisis de los misiles norcoreanos», que parecía enfriada tras el acercamiento entre las dos coreas, ha registrado un nuevo capítulo. El embajador ruso en Pionyang, Alexánder Matsegora, ha dicho que Rusia conoce perfectamente qué clase de misiles tiene Kim Jong-un bajo su poder.

«Naturalmente disponemos de estos datos y monitoreamos la situación minuciosamente», confirmó Matsegora a la agencia rusa RIA Novosti. Según el diplomático, Rusia está al corriente del desarrollo norcoreano en materia armamentística. Al parecer, hace no mucho, sus misiles eran muy parecidos a los de otros países pero, con el paso de los años, han desarrollado una tecnología propia: «Se puede constatar que Corea del Norte ha logrado serios avances en su programa de misiles».

En consecuencia, las autoridades rusas deportarán a todos los trabajadores de Corea del Norte afincados en territorio ruso antes de 2020, en cumplimiento con las sanciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra el régimen de Kim Jong Un.

Así lo prometió el martes 30 de enero Matsegora, que si bien ha defendido que ningún norcoreano trabaja en Rusia de forma ilegal, ha admitido que Moscú «tiene que acatar» la decisión del Consejo de Seguridad y proceder a la expulsión, según la agencia de noticias Interfax. La resolución aprobada por el principal órgano ejecutivo de la ONU el 22 de diciembre, como represalia por los programas nuclear y balístico de Corea del Norte, obliga a los Estados miembro de la organización a expulsar a todos los trabajadores norcoreanos expatriados en un plazo máximo de dos años.

En el caso de Rusia, esta medida implicará la deportación de decenas de miles de personas, según Matsegora.