Gina Haspel, la candidata para la CIA que había escogido Donald Trump
Gina Haspel, la candidata para la CIA que había escogido Donald Trump - Afp

La candidata de Trump para la CIA sopesa renunciar por participar en torturas a detenidos

Gina Haspel dimite para evitar que el proceso de ratificación en el Senado perjudique a la agencia de inteligencia, según informa «The Washington Post»

WashingtonActualizado:

Gina Haspel, la candidata del presidente estadounidense, Donald Trump, para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), pretendía renunciar a ocupar el cargo debido a su implicación en interrogatorios en los que se torturó a los detenidos, según informa «The Washington Post» citando a altos cargos de la Administración.

Haspel fue convocada el viernes a la Casa Blanca para abordar su historial de interrogatorios y el empleo de técnicas como el ahogamiento simulado o «waterboarding» considerados tortura, asegura el «Post».

Finalmente fue ella misma la que decidió renunciar para evitar el proceso de ratificación en la Comisión de Inteligencia del Senado que podría ser perjudicial para la CIA, han explicado las fuentes citadas por el periódico.

Haspel regresó entonces a Langley, Virginia, y altos cargos de la Casa Blanca como el responsable de relaciones con el Legislativo, Marc Short, y la portavoz, Sarah Sanders, viajaron hasta allí para intentar convencerla. Tras varias horas de reuniones regresaron sin lograrlo.

El sábado por la tarde la Casa Blanca aseguró que Haspel no se había retirado, pero finalmente todo apunta a que no será la sucesora de Mike Pompeo, quien ejerce ahora como secretario de Estado.

Torturas a detenidos

Haspel participó en el programa de cárceles secretas a los que eran trasladados los sospechosos en los conocidos como «vuelos de la CIA».

Los detenidos eran sometidos a interrogatorios en estas cárceles considerados como tortura bajo la autorización del presidente George W. Bush, quien modificó la normativa tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.