Emmanuel Macron, en Uagadugú
Emmanuel Macron, en Uagadugú - REUTERS

Las promesas de Macron «El Africano»

El presidente francés ha echado los cimentos de su proyecto africano personal: «Europa debe estar más presente en el continente africano, llamado a un gran futuro, a la luz de sus riquezas, su demografía y sus oportunidades»

Corresponsal en ParísActualizado:

A los seis meses de su instalación en el Palacio del Elíseo, el presidente Emmanuel Macron ha «descubierto» África, en la mejor tradición de todos los presidentes de la V República: presentándose como el mejor «embajador» de los africanos en Europa, anunciando una nueva «ruptura» con las tradiciones «neocoloniales» de su predecesores.

Como Giscard, Mitterrand, Chirac, Sarkozy y Hollande, Macron ha prometido «renovar» las relaciones de París y sus antiguas colonias, durante su primera gira africana, del 27 al 30 de este mes de noviembre, con escalas en Burkina Faso, Costa de Marfil y Ghana. El presidente de la República hizo una primera visita a Malí a los pocos días de ser elegido presidente de la República.

Tras el magno legado de la descolonización protagonizada por el general de Gaulle, Giscard fue el primer presidente de la V República que intervino militarmente en África para proteger la estabilidad de un aliado político.

Mitterrand confirmó las alianzas militares estratégicas de Francia con sus antiguas colonia. La modernización y renovación de las antiguas relaciones neo coloniales se vieron mancilladas durante su mandato por grandes escándalos político financieros (Elf Aquitaine).

Chirac y Sarkozy confirmaron la vieja tradición del paternalista gaullista con los amigos y aliados africanos. Hollande no dudó en lanzar una gran operación militar, en Malí, con un doble objetivo: la lucha contra el terrorismo, la estabilidad regional y la defensa de las minas de uranio regionales, esenciales para la economía nuclear francesa.

Aportando su visión personal a esa tradición inmediata, el presidente Macron comenzó su gira, el lunes, recordando y lamentando los crímenes de la colonización, para mejor seducir a sus interlocutores más jóvenes, con esta frase: «Los crímenes de la colonización europea son incontestables».

En Uagadugú, la capital de Burkina Faso, Macron echó los cimentos de su proyecto africano personal, con dos puntales originales: «África es el corazón del futuro. Europa debe estar más presente en el continente africano, llamado a un gran futuro, a la luz de sus riquezas, su demografía y sus oportunidades».

En Abiyán, capital de Costa de Marfil, Macron participará, el miércoles y el jueves, en la quinta cumbre Europa - África, entre la UE y la Unión Africana (UA), en la que participarán durante cuarenta y ocho horas 83 jefes de Estado y gobierno y unos 5.000 participantes de 55 países africanos y 28 países europeos.

En ese marco multilateral, el presidente francés se presentará como un interlocutor privilegiado de las antiguas colonias francesas, cuando el Brexit margina relativamente a otra antigua potencia colonial, el Reino Unido. Inmigración, seguridad y cooperación económica son temas comunes de la gira europea de Macron y la cumbre euro africana.