Internacional

El proceso de paz de Colombia pierde fuelle en las quinielas del Premio Nobel de la Paz

El Papa Francisco, los cascos blancos de Siria y los habitantes de la isla Lebos son algunos de los favoritos para el galardón que se falla este viernes

Los cascos blancos es una organización civil de voluntarios que trabaja en el rescate de víctimas de la guerra en Siria
Los cascos blancos es una organización civil de voluntarios que trabaja en el rescate de víctimas de la guerra en Siria
CARMEN CALVO Corresponsal En Copenhague - Actualizado: Guardado en:

Faltan pocas horas para que se conozca el nombre del ganador o los ganadores del Premio Nobel de la Paz, un premio que este año ha recibido una cifra récord de candidatos, 346 nominados, de los cuales hay 148 organizaciones y 228 personas a título individual. Como sucede en estas fechas, hace tiempo que han comenzado las conjeturas y las apuestas sobre quién será el galardonado. El proceso de paz en Colombia, hasta hace poco gran favorito, desciende escalones en la lista. La firma del acuerdo de paz entre los guerrilleros de las FARC y el presidente Santos el 26 de septiembre, pocos días antes de que se concediera el premio, y el hecho de que fueran mediadores noruegos los que facilitaran las conversaciones había hecho pensar en la posibilidad de que fueran ellos los que se hicieran con el premio dotado con 8 millones de coronas suecas (unos 830.000 euros). Sin embargo, la falta de ratificación de dicho acuerdo por el pueblo colombiano ha hecho que esta opción se vea ahora como improbable.

Como sucedió en ediciones anteriores, el nombre del Papa Francisco está en las quinielas, aunque nunca un pontífice ha logrado un Nobel de la Paz. A su favor, su lucha por los más desfavorecidos, como los refugiados o los «sin techo», su defensa del medio ambiente o su cruzada contra los efectos del capitalismo salvaje. En su contra, la postura de la Iglesia católica en temas como el control de la natalidad o el aborto.

Cascos blancos de Siria y los refugiados

Suenan con fuerza también los Cascos Blancos o la Defensa Civil Siria, un grupo de cerca de 3.000 voluntarios conocidos por el color de sus cascos que acuden a rescatar y ayudar a los supervivientes de los bombardeos, convirtiéndose ellos mismos en diana de los ataques, lo que les ha llevado a perder, desde 2013, a más de 160 de sus miembros. En Europa, aunque cercanos a las víctimas del conflicto sirio, están los habitantes de las islas griegas, especialmente los de Lesbos, firmes candidatos un año más al Nobel. Las fotos de los isleños lanzándose al mar para rescatar a los refugiados, consolando y ayudando a mujeres y niños exhaustos o abriendo las puertas de sus casas a los miles de personas que han llegado a las orillas de sus islas han dado la vuelta al mundo. Aunque los nombres de las personas que han sido nominadas no suelen filtrarse, «The Guardian» cita a tres representantes simbólicos de todos estos voluntarios de Grecia: Emilia Kamvissi, famosa por las imágenes en las que aparecía dando el biberón a un bebé, el pescador Stratis Valiamos, que no ha dudado en lanzarse al mar para socorrer a cientos de personas y la actriz Susan Sarandon, que pasó las Navidades en Lesbos al igual que muchos miembros de ONG.

Los ginecólogos congoleños Jeanne Nacatche Banyere, Jeannette Kahindu Bindu y Denis Mukwege están una vez más en las apuestas por su ayuda a las víctimas de la violencia sexual en la República Democrática del Congo. La primera ministra alemana Angela Merkel por su política de puertas abiertas con los refugiados es también una de las aspirantes, al igual que la rusa Svetlana Gannushkina, fundadora del Comité de Asistencia Civil, y activista de los derechos humanos. Ya en 2012 su nombre fue propuesto por la primera ministra noruega, Erna Solberg, pero el Comité Noruego del Nobel parece actuar con cierta cautela por temor a la reacción de Vladimir Putin tanto si se concede el premio a Gannuskkina como si va a parar al diario «Novaya Gazeta», una de las pocas voces independientes de Rusia, que ha visto como varios de sus periodistas han caído asesinados. Además, se habla de Edward Snowden, el norteamericano que filtró numerosos documentos sobre la vigilancia del Gobierno estadounidense a sus ciudadanos y en el exterior, incluyendo jefes de estado occidentales, que hoy vive refugiado en Moscú, y del Acuerdo Nuclear de Irán, con varios candidatos: el Secretario de Estado norteamericano John Kerry, el Ministro de Exteriores iraní Mohammed Javad Zarif y la Ministra de Exteriores de la Unión Europea Federica Mogherini.

El viernes el Comité Noruego del Nóbel dará a conocer en Oslo el nombre del galardonado que recogerá su premio el próximo 10 de diciembre en Oslo. El año pasado recayó en el Cuarteto Nacional para el Diálogo de Túnez por su «decisiva contribución a la construcción de una democracia pluralista en Túnez en el despertar de la Revolución de los Jazmines».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios