Miembros del Ku Klux Klan se enfrentan a manifestantes antirracistas durante los sucesos de Charlottesville
Miembros del Ku Klux Klan se enfrentan a manifestantes antirracistas durante los sucesos de Charlottesville - REUTERS

El presidente insiste en que la izquierda radical también tuvo culpa en Charlottesville

Acusan a Trump de actuar con cálculo político ya que entre el supremacismo blanco están algunos de sus votantes

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

Donald Trump ha vuelto a insistir en la equidistancia entre la extrema derecha y la extrema izquierda, al valorar los graves sucesos ocurridos el mes pasado en Charlottesville (Virginia), donde un neonazi atropelló a una joven hasta acabar con su vida. El presidente, que fue ampliamente criticado por mostrar comprensión hacia los grupos supremacistas blancos, entre los que aseguró que también «hay gente buena», afirmó otra vez que «ambas partes» tuvieron responsabilidad en la violencia desatada. Trump acusó a la extrema derecha, pero denunció que «la izquierda alternativa se comportó también de una manera muy, muy violenta». Al presidente antiestablishment se le reprocha que actúe con cálculo político, ya que entre el supremacismo blanco están algunos de sus votantes.