Jens Moeller , policía encargado de la investigación durante la rueda de prensa que ha ofrecido
Jens Moeller , policía encargado de la investigación durante la rueda de prensa que ha ofrecido - EFE

La policía danesa encuentra la cabeza de Kim Wall

El torso de la informadora, vista por última vez cuando entrevistaba en su submarino al inventor danés Peter Madsen, apareció flotando en el Báltico a finales de agosto

CopenhagueActualizado:

La policía danesa ha podido finalmente confirmar el hallazgo de la cabeza y las piernas de la periodista Kimm Wall. Como únicos detalles ha informado que se hallaban en una bolsa, y que la ropa de la joven periodista estaba en una segunda bolsa, según precisó Jens Moller Jensen, inspector de policía de Copenhague. Ambas bolsa fueron hallada hace varios días, no ha sido precisado dónde, pero solo «anoche, nuestro dentista forense confirmó que era Kim Wall», ha dicho a periodistas.

El torso de Wall apareció el 21 de agosto cerca del paseo marítimo de la bahía de Køge, en la zona de Amager, en el sureste de Copenhague, 11 días después de haber desaparecido. Según informó entonces Møller Jensen, la cabeza, las piernas y los brazos le habían sido «arrancados a consecuencia de un corte intencionado» y todas las sospechas recayeron desde el principio sobre el dueño del buque con el que se había visto a la chica por última vez, Peter Madsen. Habían quedado para realizar una entrevista sobre un submarino fabricado por Madsen.

El abogado de Madsen, Buch-Jepsen, sostiene con rotundidad que «es mentira» y explica que fue un accidene, tal y como ha declarado su defendido, y que Wall murió accidentalmente al caer en su cabeza una de las escotillas del submarino. Pero la autopsia del cuerpo ha mostrado al menos 14 cortes en el torso de Wall que fueron ejecutados «en torno al momento de la muerte o poco tiempo después». El torso llevaba tubos de metal fijados a la carne y presentaba heridas para extraer el aire de su interior, con la evidente intención de que se hundiese y no saliera a la superficie. El fiscal ha revelado además que en el ordenador de Madsen, tras el correspondiente registro, se encontraron vídeos de mujeres ejecutadas y torturadas, aunque el inventor niega que sean suyos y los atribuye a otras personas que tenían acceso a la computadora.

El tribunal de Copenhague que lleva el caso ha decidido prolongar a cuatro semanas más la prisión preventiva del danés. Todavía no hay una conclusión final sobre la causa de su muerte, debido a que faltaban partes del cuerpo para poder hablar de una autopsia plenamente concluyente, aunque el fiscal, Jakob Buch-Jepsen, desveló esta semana que el torso de la joven presentaba 14 puñaladas en la zona del abdomen y es muy posible que constituyan la causa.

Las contradicciones de Madsen

Madsen comenzó declarándose inocente y mintiendo acerca de cuándo había visto por última vez. Dijo que se había despedido de ella en una cafetería en Copenhage después de la entrevista, pero las cámaras de videovigilancia del centro de la capital danesa desmintieron su declaración y terminó reconociendo que había muerto en el barco y que él se había limitado a arrojar el cuerpo al mar por miedo a las consecuencias de ese accidente. Según su última versión, tras navegar varias horas y mientras pensaba en el suicidio, decidió arrojar el cadáver por la borda, que entonces estaba entero y con ropa.

Todavía quedan por localizar los brazos y la policía danesa continúa en la búsqueda, aunque considera ya hay material suficiente para una autopsia concluyente. Además de la recuperación de las partes del cadáver, la investigación sigue una segunda vía prioritaria enfocada a las imágenes de violencia contra mujeres que aparecieron en su ordenador. Se trata de vídeos que muestran ejecuciones y torturas en las que las mujeres son ahorcadas y quemadas vivas. Los expertos de la policía danesa consideran que hay una alta probabilidad de que los vídeos no sean montajes de ficción, sino que muestren imágenes reales, y estudian la posibilidad de que Madsen participase directamente en los rodajes. Los vídeos podrían poner sobre la pista, además, de una red de consumidores de este tipo de material audiovisual.

La desaparición de Wall, de 30 años de edad, fue denunciada por su novio la madrugada del viernes 11 de agosto, horas después de que subiera a bordo del UC3 Nautilus propiedad de Madsen, que es un personaje relativamente popular en Dinamarca por sus diseños de submarinos y por ser el cofundador de la firma Copenhagen Suborbitals, creada en 2008 con el objetivo de lanzar algún día al espacio monoplazas tripulados y que ya ha hecho despegar con éxito varios cohetes experimentales sin personas a bordo.

«Cohete» Madsen, como le llama la prensa danesa, se enemistó hace tres años con el otro fundador, el arquitecto Kristian Bengston, y siguió con sus proyectos en solitario. Ambos eran conocidos por proyectos de crowdfunding, en los que recaudaban dinero a través donaciones en internet con el que impulsar proyectos espaciales privados, independientes de las agencias espaciales estatales.