Tysfjord, el pueblo de la Laponia noruega donde hubo violaciones y agresiones sexuales durante décadas
Tysfjord, el pueblo de la Laponia noruega donde hubo violaciones y agresiones sexuales durante décadas - Efe

Pesadilla en Laponia: 150 violaciones y agresiones sexuales en un pequeño pueblo durante décadas

La mayoría de víctimas en Tysfjord (Noruega) son de la comunidad sami y profesan la rama protestante del laestadianismo

BerlínActualizado:

«El alcance (de los hechos) es enorme», ha declarado Tor Asgeir Johansen, alcalde de Tysfjord, un municipio de la Laponia noruega que acaba de despertar en un infierno: la Policía de Nordland ha desvelado un informe que tipifica 151 casos de agresiones sexuales, 43 de ellas violaciones –entre ellas a cuatro niñas–. Según las autoridades, han sido identificadas 82 víctimas de entre 4 y 74 años, y 92 sospechosos, un 70% de ellos pertenecientes a la comunidad sami –la población autóctona escandinava originaria de Laponia– a la vez pertenecientes al laestadianismo, una rama ultraconservadora del protestantismo.

Entrada a Tysfjord
Entrada a Tysfjord - Efe

La mayoría de los casos sucedidos en este municipio de no más de 2.000 habitantes han prescrito, algunos se remontan a 1953, su ocultamiento sin embargo tiene al país nórdico conmocionado. Tras la publicación en junio de 2016 en el diario Verdens Gang (VG) de los testimonios de 11 mujeres y hombres que afirmaban haber sido agredidos sexualmente en Tysfjord, las autoridades iniciaron un investigación que en parte concluye con la presentación de este informe en rueda de prensa: «La Policía no tiene ningún motivo para afirmar que la pertenencia étnica o las creencias religiosas en sí puedan explicar estas agresiones», declaró la comisaria Tone Vangen.

Discriminación de los samis en Noruega

Según Vangen, los «mecanismos» propios de estas comunidades «hicieron que las cosas no salieran fácilmente a la superficie». Aludió así al arrepentimiento ante las autoridades religiosas en lugar de las judiciales, y «una necesidad fuerte de cerrar filas en la familia en una situación en la que se siente que la sociedad noruega te mira con desprecio».

Vangen presentó además las excusas públicas de la Policía noruega por no haber investigado a tiempo las denuncias. El caso ha desvelado la distancia que existe entre el pueblo sami y Noruega, y la desconfianza de los primeros con el país nórdico.

Los samis fueron históricamente discriminados por Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia hasta el punto de recibir excusas oficiales del rey Harald en 1997. Aunque es difícil el censo de la población sami, se calcula que entre 40.000 y 60.000 samis viven Noruega. Lars Magne Andreassen, director de un centro cultural sami en Tysfjord, ha dicho que siente «pena» y «orgullo» a la vez: «Pena al comprobar que hubo tantos casos en tantos años, y graves algunos», pero también «orgullo pues la sociedad osó romper el silencio». La policía ha informado que, hasta ahora, dos personas han sido acusadas de 10 agresiones en total y que podrían surgir más casos.