Entrada al edificio del Banco Central Europeo, en Francfort
Entrada al edificio del Banco Central Europeo, en Francfort - ABC

¿Qué países de la UE pueden sumarse a la zona euro?

Juncker quiere que para 2025 la moneda común deje de ser un club exclusivo para abrirse a todos los miembros de la Unión

Actualizado:

En su tercer discurso del Estado de la Unión como presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker ha apostado por facilitar el acceso a la zona euro a todos aquellos estados que aún no han sido admitidos: «Todos los países que quieran entrar al euro deben poder hacerlo». A día de hoy, son 19 de los 28 países de la UE (27 quitando a Reino Unido) los que tienen el euro como moneda oficial, siendo así la divisa utilizada por más de 330 millones de personas.

Según Juncker, la Unión debe afrontar una serie de reformas para acabar con las desigualdades entre los estados miembros y desechar la idea de una Europa de dos velocidades. «Si queremos un continente en el que el euro una en vez de dividir, entonces debe ser algo más que una moneda para un selecto grupo de países», argumentó Juncker, recordando que los tratados prevén que todos los socios de la UE adopten la moneda común.

Lo relevante es que Juncker ha ido más allá de las palabras y ha puesto fecha a sus ambiciones: el 30 de marzo de 2019, un día después de que se consume la salida de Reino Unido de la UE, se celebrará una cumbre europea en la ciudad rumana de Sibiu en la que los jefes de Estado deberán pronunciarse sobre el sentido que debe tomar la Unión. Según el presidente de la CE, para 2025 ya podría entrar en vigor lo que allí se decida.

Y aparte de palabras y promesas se ha comprometido a ayudar con lo que realmente cuenta en estos casos: dinero. Juncker ha anunciado la próxima puesta en marcha de un instrumento de adhesión al euro que aporte ayuda técnica y financiera a los países que deseen adoptar la moneda común.

¿Quién falta en el club?

Son siete los estados miembros de la UE que podrían beneficiarse de este giro en la política monetaria: Bulgaria, Croacia, República Checa, Hungría, Polonia, Rumanía y Suecia. Un capítulo aparte son Dinamarca y Reino Unido, que decidieron desde un principio quedar al margen de la moneda comunitaria.

Hasta la fecha, son cinco los criterios que se siguen para admitir a un país en el euro, todos ellos pactados en el Tratado de Maastricht de 1992. Entre ellos, se cuenta que la inflación no debe superar en más de 1,5 puntos la media de los tres países de la UE con mayor inflación, que el déficit público del país no debe superar el 3% del PIB o que la deuda no sobrepase el 60% del PIB. Además, la legislación de dichos países debe respetar los requisitos de la Unión sobre la independencia de los bancos centrales. De momento, se desconoce cuáles de estos criterios seguirán siendo válidos si la propuesta inclusiva de Juncker cunde entre los estados de la zona euro.