Trump y Obama conversan el día de la investidura
Trump y Obama conversan el día de la investidura - AFP

Obama pidió a Trump «liderazgo para preservar el orden mundial»

En una carta tras el traspaso le reclamó también que no debilite la democracia

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

Los mensajes que ha recibido Donald Trump de su antecesor, Barack Obama, desde que llegó a la Casa Blanca, no se han limitado a la reunión de traspaso de poderes ni a las conversaciones telefónicas que mantienen de vez en cuando, como desveló el nuevo presidente. Una carta que el anterior dejó guardada para su sucesor en el Despacho Oval justo antes del Día de la Inauguración, que Trump había mencionado sin desvelar su contenido, acaba de salir a la luz. Aunque Obama advierte en su introducción que no es la mejor persona para «dar consejos» y aunque el tono no es de solicitud directa, sino más bien de cordialidad y sugerencias, y siempre en un plural que engloba a todos los presidentes, el anterior inquilino de la Casa Blanca plantea al número 45 dos peticiones fundamentales. En política exterior, Obama reclama a Trump «liderazgo» para «preservar el orden mundial que se expandió establemente desde la Guerra Fría». En el terreno doméstico, su petición al actual gobernante es que «deje nuestra democracia al menos tan fuerte como la encontró».

El contenido y las formas de la carta, desvelada ayer por la cadena de televisión CNN, provocaron una reacción positiva en Trump, quien, durante sus siete meses y medio de mandato, la ha mostrado repetidas veces en encuentros con personalidades. Encabezada con un «Querido señor presidente», el actual ocupante del Despacho Oval no ha ahorrado al texto calificativos como «bonito» y «considerado». Durante una entrevista televisiva, llegó a afirmar que tenía «dudas de que haya mucha gente capaz de escribir una carta de esta manera».

Las inquietudes que transmite Obama sobre la política de Trump en el exterior se reflejan en su consideración de que el liderazgo es «indispensable en este mundo». A continuación, argumenta: «Depende de nosotros (conseguirlo), a través de la acción y el ejemplo, como también dependen de nosotros nuestra seguridad y nuestro bienestar». La afirmación en política exterior responde de forma tácita al mensaje aislacionista que transmitió Trump durante su campaña electoral, que posteriormente se ha trasladado a un cuestionamiento de la OTAN y de la UE, así como a la ruptura de acuerdos comerciales como el TransPacífico, que dejó suscrito Obama con once países.

Dentro de Estados Unidos, el anterior presidente cita a los padres fundadores para recordar que Trump también debe ser «guardián de todas las instituciones y tradiciones democráticas, como la separación de poderes y la protección de la igualdad y los derechos civiles».