Internacional

El nuevo presidente de la Asamblea reactiva el proceso para destituir a Maduro

Este martes expira el plazo para evitar que al presidente lo suceda su número dos

JVídeo: El Parlamento venezolano exige la dimisión de Maduro y el adelanto de las elecciones - ATLAS

El nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, convocó para este lunes una sesión parlamentaria para debatir el abandono del cargo del presidente Nicolás Maduro, lo que activará el revocatorio de su mandato y la posibilidad de llamar elecciones anticipadas.

La del lunes será la sesión parlamentaria, fijada para las 10 de la mañana, en la que se estrenará el coordinador nacional de Primero Justicia, un partido también fundado por el ex candidato presidencial y gobernador de Miranda, Henrique Capriles.

Borges hizo el anuncio de la agenda parlamentaria durante el velatorio del ex senador Octavio Lepage, presidente interino que reemplazó a Carlos Andrés Pérez por un mes cuando este fue destituido en 1997, a quien se le rindieron honores de estado en el palacio legislativo.

El diputado Borges aseguró que Nicolás Maduro está gobernando bajo la «ley de la selva» como si en Venezuela no existiera la Constitución y eso es lo que «vamos a discutir». Denunció que «Maduro decidió estar fuera de la Constitución» y proclamó que «nuestra lucha es rescatar el voto. Hacia eso está orientado el debate».

A mediados de diciembre la Asamblea Nacional debió continuar el juicio político, cuya primera parte fue declarar la responsabilidad política de Maduro en la crisis que padece el país, pero se postergó porque no alcanzó el quórum requerido al ausentarse tres de los diputados opositores.

Para tener validez en lo que a destitución presidencial se refiere, la declaración de abandono del cargo debe realizarse antes del 10 de enero cuando en el caso de Maduro se cumplen 4 años de su mandato. Solo así se podrían convocar elecciones anticipadas en los próximos 30 días siguientes.

Fecha límite

Sin embargo, si pasa ese 10 de enero sin haberse aprobado la revocación presidencial, aunque Maduro fuese destituido posteriormente, su vicepresidente podría agotar el mandato, que expira en 2019. Maduro nombró recientemente al polémico Tareck El Aissami vicepresidente.

La minoría chavista en la Asamblea Nacional ha solicitado al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la anulación de los actos del Parlamento. El chavismo acusa a la mayoría opositora de desacato al no haber suprimido a los 3 diputados de Amazonas cuya presencia en el escaño considera ilegítima.

La declaración de abandono del cargo de Maduro sería un paso más en las acusaciones recíprocas e iniciativas políticas hostiles que el Ejecutivo y el Legislativo intercambian desde hace un año. Para Borges es una «vergüenza» que los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) continúen boicoteando las iniciativas soberanas del poder popular.

Borges recordó al gobierno chavista que este año están previstas las elecciones regionales para renovar a gobernadores y alcaldes, cuyo mandato venció el año pasado. Y se mostró esperanzado: «Si logramos también elecciones generales incluidas las presidenciales y legislativas este mismo año, tendremos un nuevo gobierno. Bienvenidas sean entonces».

El régimen chavista ha puesto todas las trabas posibles a los intentos de la oposición por sacar a Nicolás Maduro del poder por la vía del referéndum. La de Borges será una nueva tentativa.

Toda la actualidad en portada

comentarios