Fotografía tomada durante la manifestación del pasado domingo en Tesalónica
Fotografía tomada durante la manifestación del pasado domingo en Tesalónica - EFE

Miles de griegos protestan en Tesalónica contra la apropiación del nombre de Macedonia

La manifestación, convocada por distintas asociaciones, se ha desarrollado en el centro de la ciudad, frente a la estatua de Alejandro Magno, antiguo rey macedonio

Corresponal en AtenasActualizado:

Este mediodía la ciudad de Tesalónica, la segunda más importante de Grecia situada en el norte del pais, ha visto como millares de personas se han congregado para manifestarse en contra de la utilización del término Macedonia para describir al vecino país, conocido oficialmente como Antigua Republica Yugoslavia de Macedonia (FYROM, siglas de este nombre en inglés). La razón: existe ahora un esfuerzo diplomático por parte de los dos países para terminar con un conflicto de 25 años entre los dos países sobre el nombre, utilizando uno que lo distinga de la región macedonia griega. Los gobiernos griegos desde entonces hasta ahora habían bloqueado los intentos del país vecino para formar parte de la OTAN y de la UE, bajo la presión de los votantes mas nacionalistas que consideraban que la palabra Macedonia implicaba reclamaciones territoriales sobre la región macedónica griega.

La manifestación, en la que según la policía han participado casi cien mil personas, se ha desarrollado en el centro de la ciudad, frente a la estatua de Alejandro Magno, que fue Rey de Macedonia, en un ambiente pacífico, excepto algunos incidentes entre la policía y jóvenes anarquistas y antisistema. A ella han acudido todos los diputados del norte de Grecia de los partidos Nueva Democracia (conservador), Griegos Independientes (nacionalistas de extrema derecha), del partido neonazi Amanecer Dorado así como miembros del clero de la Iglesia Ortodoxa Griega. El propio Obispo de Tesalónica, Mons. Anthimos, había animado a los griegos a acudir a este acto. Intervino el General Frangulis Frangos, ex Jefe del Estado Mayor del Ejército, que criticó abiertamente al primer ministro Alexis Tsipras por su declaración en la que afirmaba no ser irrazonable el que se llame al país vecino con un nombre compuesto que incluya el término Macedonia. «Macedonia es griega», exclamó, siendo coreado por la mayoría de los manifestantes. La manifestación fue mucho menor que la que se realizó sobre el mismo tema en 1992.

El gobierno no se ha pronunciado abiertamente sobre cual será la solución del conflicto sobre el nombre, que impide que el país vecino pueda formar parte de la OTAN hasta que Grecia apruebe su nombre definitivo. Alexis Tsipras se entrevistará con su homólogo Zoran Zaev en Davos la semana próxima y ya anunció en una entrevista a un diario griego que «no era irrazonable incluir el término Macedonia en un nombre compuesto, con distintivo geográfico o cronológico, para todos los usos (oficiales), dejando absolutamente claro que no existen reclamaciones sobre el territorio o la historia de otro país». Esto significa que el gobierno negocia un nombre definitivo para terminar con esta polémica, incomprensible fuera de Grecia, que incluirá el nombre de Macedonia pero posiblemente exigirá una enmienda a la constitución del país vecino para eliminar cualquier reivindicación territorial sobre parte del norte de Grecia

El partido líder de la oposición griega Nueva Democracia ha exigido del gobierno información sobre las negociaciones para presentar un frente unido nacional, lo mismo que los restantes partidos del parlamento unicameral heleno, algo que no ha ocurrido hasta ahora. Y el Arzobispo de Atenas y Primado de la Iglesia Ortodoxa Griega había pedido al primer ministro en nombre de la Iglesia el que no se utilizara la palabra de Macedonia y el que no se hicieran grandes manifestaciones sobre este tema. Tsipras le contestó que el gobierno tomaba en consideración sus opiniones, pero que era responsabilidad del gobierno negociar este tema. Lo que no se conoce es cuál será la posición final del partido Griegos Independientes, abiertamente contrario a la utilización de la palabra Macedonia, pero hasta ahora fiel socio gubernamental del partido radical SYRIZA en todas las votaciones parlamentarias (ya que sin el voto de sus diputados el gobierno no tiene suficiente mayoría).