El secretario general de la CSU Andreas Scheue, momentos antes de llegar a la sede de la CDU, en Berlín
El secretario general de la CSU Andreas Scheue, momentos antes de llegar a la sede de la CDU, en Berlín - AFP

Merkel gana a la CSU bávara para la «Coalición Jamaica»

La canciller ha tenido que aceptar poner un cupo máximo de 200 mil refugiados al año

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

Merkel enfrentaba hoy una negociación previa y crucial al tira y afloja que supondrá la formación de la «Coalición Jamaica» junto con Los Verdes y los liberales del FDP. Debía acordar una posición conjunta para sentarse a esa mesa con el partido hermano bávaro Unión Socialcristiana (CSU). En Baviera, los conservadores de la CSU han sufrido una pérdida de votos mayor aún que la de Merkel a escala federal y se enfrentan a unas regionales en 2018 en las que el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD) podría adelantarlos por la derecha. Por ello, el líder de la CSU y presidente de Baviera, Hoorst Seehofer, necesita marcar territorio y exigía una condición sine qua non para ir a Jamaica del brazo de Merkel, la legislación de un techo de recepción de refugiados de 200.000 al año.

Merkel se había negado a aceptar esa rectificación de su política de refugiados y las negociaciones se han prolngado durante todo el día. Resultó decisivo el momento en que los equipos abandonaron la sala de la Casa Konrad Adenauer, en la que transcurría el debate, y Merkel y Seehofer se quedaron a solas durante aproximadamente una hora. Finalmente, hubo un acuerdo que permitirá a Seehofer mantener su promesa de tope de refugiados sin quedar así legislado, gracias a un sistema todavía por detallar y que conectará contingentes de refugiados con el sistema ACNUR que se irán sumando. Este compromiso permite que ni Merkel ni Seehofer tengan que rectificar. Se deja abierta además una puerta a «excepciones humanitarias», como la que gestionó Alemania en el verano de 2015. A ultima hora de esta tarde, un equipo técnico dirigido por el ministro de Interior, Thomas de Maiziére, redactaba todavía los detalles de ese acuerdo.

Identidad y patriotismo

El tope de refugiados era solo el punto más concreto de una serie de conceptos, bastante más intangibles, que los dos partidos tenían que aclarar. La CSU se presentó en Berlín con una lista de diez asuntos entre los que figuraban cuestiones de «identidad» y «patriotismo». Un intento por volver a definir los principios conservadores en Alemania para diferenciarse de Alternativa para Alemania. Las diferencias entre los dos partidos conservadores habían llevado incluso a Seehofer a plantear a la directiva de la CDU no concurrir juntos a las elecciones, por primera vez en la historia de la República Federal. Pero una vez hallado este compromiso, es probable que las aguas vuelvan a su cauce y que juntos logren el acuerdo para la «Coalición Jamaica».

El sábado, aprovechando su aparición en un encuentro de las juventudes la CDU, Merkel anunció además que someterá el acuerdo de formación de gobierno a votación en un congreso extraordinario del partido, lo que supone un cambio con respecto a la fórmula elegida hasta ahora por su partido para aprobar las negociaciones de coalición, para las que siempre había bastado el respaldo de la cúpula.