La ministra británica de Cooperación Internacional, Penny Mordaunt
La ministra británica de Cooperación Internacional, Penny Mordaunt - AFP

Más de 120 trabajadores de ONG británicas fueron acusados de abusos sexuales en 2017

Reino Unido amenaza con retirar las ayudas a las organizaciones que no cumplan los estándares de conducta

Actualizado:

El escándalo sobre el pago de prostitutas por parte de trabajadores de organizaciones humanitarias parece que no ha hecho más que empezar. Tras desvelar «The Times» el pasado viernes la organización de orgías sexuales, en las que no se descartan que participaran prostitutas menores de edad, por directivos de Oxfam tras el terremoto de Haití, en 2010, la publicación continúa haciendo revelaciones.

Los siete aludidos por las primeras acusaciones -cuatro de ellos fueron despedidos y otros tres dimitieron- están lejos de ser una excepción. Según publicó hoy «The Sunday Times», más de 120 trabajadores de organizaciones no gubernamentales británicas fueron acusados de abusos sexuales el año pasado. De ellos, 87 serían trabajadores de Oxfam, mientras que 31 habrían colaborado con Save the Children. Según la publicación, diez casos de esta última ONG fueron «puestos en conocimiento de la policía y autoridades civiles», y tras la investigación se produjeron 16 despidos. También forma parte de la lista la ONG Christian Aid, con dos casos.

Chad, antecedente de Haití

Oxfam, que ha sido la responsable de hacer saltar el escándalo, tras haberse filtrado a la prensa una investigación interna realizada en 2011, habría trasladado a las autoridades 53 de las 87 acusaciones de 2017. Sin embargo, no fue tan diligente en el pasado. El sábado, la publicación británica revelaba que la ONG británica siguió dando «referencias positivas» de los implicados en la investigación -por el pago de prostitutas, descarga de pornografía y material ilegal, acoso e intimidación- a las entidades humanitarias que pidieron información para contratarlos. Entre ellos, destaca el caso del que fuera responsable de Oxfam en Haití, el belga Roland van Hauwermeiren, que admitió haber pagado por los servicios de prostitutas. Tras dimitir de su cargo en Oxfam en 2011, fue contratado en 2012 por Acción contra el Hambre, que no fue alertada en ningún momento de sus antecedentes. Van Hauwermeiren gestionó un proyecto para ellos en Bangladesh hasta 2014.

Según nueva información facilitada por un extrabajador de Oxfam y publicada ayer por «The Observer», un caso similiar al de Haití, la contratación de prostitutas, fue protagonizado también por Oxfam en Chad en 2006. Se da la circunstancia de que el responsable del proyecto en aquel momento era también Van Hauwermeiren. «Tengo mucho respeto por Oxfam, hacen un gran trabajo, pero esto un problema que afecta a todo el sector», denunció un antiguo colaborador de la organización británica.

El escándalo también ha alcanzado a la Cruz Roja en el Reino Unido, que ha admitido que ha habido «una pequeña cantidad de casos de acoso», que «The Sunday Times» eleva a cinco. Un extrabajador de la Cruz Roja y de las Naciones Unidas, Andrew McLeod, advirtió al periódico de que existe una falta de respuestas contra la «pedofilia institucionalizada» entre los cooperantes en misiones internacionales.

Falta de «liderazgo moral»

Nada más conocerse el escándalo, el Gobierno británico anunció que iba a revisar su colaboración con Oxfam, y tras las últimas informaciones ha endurecido aún más su reacción. La ministra de Cooperación Internacional, Penny Mordaunt, afirmó que ha escrito a todas las organizaciones no gubernamentales que reciben fondos públicos en el Reino Unido para que detallen las medidas adoptadas para evitar casos de abusos.

Durante una entrevista con la BBC, Mordaunt acusó a Oxfam de falta de «liderazgo moral» y subrayó que deben aportar todos los datos a su disposición sobre el caso de Haití, informa Efe. «En relación a Oxfam y cualquier otra organización que tenga problemas de protección (contra esos casos), esperamos que cooperen por completo con las autoridades. Dejaremos de aportar fondos a cualquier organización que no lo haga», afirmó. Está previsto que Mordaunt se reúna mañana lunes con los responsables de Oxfam, a la que en el último ejercicio fiscal aportaron 32 millones de libras (36 millones de euros).