Fotografía cedida por la Armada Argentina
Fotografía cedida por la Armada Argentina - EFE

La jueza argentina del caso submarino cita a declarar al ministro de Defensa

En su comunicación al ministro, Marta Yáñez también le solicitó que levante el secreto militar, que le impide recibir información del caso, para poder avanzar en la investigación

Actualizado:

La jueza argentina que investiga el caso de la desaparición del submarino ARA San Juan citó a declarar como testigo al ministro de Defensa, Oscar Aguad, y le pidió que levante el secreto militar, según confirmó hoy la propia magistrada, Marta Yáñez.

«El ministro (Aguad) es por ahora el único al que llamé a declarar. Se le envió un oficio para saber qué ocurrió y cuándo ocurrió. Puede responderlo por la misma vía o venir a declarar en persona a Caleta Olivia (la localidad de la Patagonia argentina en la que se juzga el caso)», dijo la jueza al diario Clarín.

En su comunicación al ministro, Yáñez también le solicitó que levante el secreto militar, que le impide recibir información del caso, para poder avanzar en la investigación.

«El personal de la Armada está amparado en la confidencialidad. No puedo citarlos a declarar ni exigirles que me brinden documentación sensible hasta que el presidente releve el secreto de Estado», explicó la jueza.

Estas solicitudes a Aguad fueron efectuadas en un correo electrónico en el que también le fue requerida información relativa a los últimos días de operatividad del submarino, al derrotero y a las comunicaciones de la embarcación con la base y la torre de control.

La actuación de Yáñez llega después de la filtración del texto íntegro del mensaje que el comandante del ARA San Juan envió, poco antes de desaparecer el pasado miércoles 15, para alertar de un ingreso de agua por el sistema de ventilación que llegó a las baterías y ocasionó cortocircuito y un principio de incendio.

El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, declaró que «hace más de una semana» que se venía informando públicamente sobre esa avería, pero agregó que el cuerpo castrense no podía mostrar el documento filtrado porque vulneraría la ley.