El presidente electo, Donald Trump
El presidente electo, Donald Trump - REUTERS

Rusia podría estar chantajeando con información «comprometida» a Trump

El FBI ha informado de que está investigando la credibilidad y exactitud de las acusaciones, que se basan principalmente en información de fuentes rusas

Actualizado:

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha calificado de «caza de brujas» la información publicada este martes por varios medios estadounidenses que apunta a que la Inteligencia de Rusiapodría tener en su poder material e información comprometedora del magnate neoyorquino, tanto a nivel personal como económico.

El portal Buzzfeed News ha hecho público un dossier que estaría en manos de otros políticos, la inteligencia estadounidense y periodistas. Según el documento, Trump habría contratado a varias prostitutas para que orinasen mientras él miraba en el colchón de la misma suite presidencial del Hotel Ritz Carlton en la que se habían hospedado el presidente Obama y la primera dama, Michelle Obama, durante una visita a Moscú.

El informe también recoge que las autoridades rusas ofrecieron a Trump suculentos negocios inmobiliarios relacionados especialmente con la Copa Mundial de Fútbol que se jugará en Rusia en 2018, aunque el presidente electo los habría rechazado.

Además, en los documentos, se baraja la posibilidad de que las políticas pro-Rusia del presidente electo de EE.UU. fueran la respuesta de Trump a un posible chantaje de Rusia. Sin embargo, varias fuentes han confirmado en primer lugar a la cadena estadounidense CNN y posteriormente a otros medios, como el diario The New York Times, que si bien todavía no se han corroborado estas afirmaciones, se cree que las fuentes incluidas en el informe son lo suficiente creíbles como para incluir sus declaraciones en el informe.

[Consulte el informe aquí]

«Noticias falsas»

La respuesta del hasta ahora magnate no se ha hecho esperar, y Donald Trump ha negado, de forma rotunda, las atribuciones del portal Buzzfeed News. «Noticias falsas, una completa caza de brujas política», ha escrito el republicano a través de su cuenta oficial de la red social Twitter.

El documento con información clasificada que la semana pasada se entregó al presidente saliente, Barack Obama, y a su próximo sucesor incluye una sección en la que se explican estas afirmaciones acerca de información comprometedora del republicano. La inteligencia estadounidense ha apuntado que la información fue elaborada por un exespía del servicio de inteligencia británico.

Por su parte, el colectivo WikiLeaks ha señalado, tras la publicación del documento, que «ni el estilo ni los hechos ni los datos muestran credibilidad alguna». «Se evidencia una falta de fuentes creíbles para el informe de la CIA sobre Rusia y Trump», ha indicado.

Entre algunas de las informaciones publicadas se indica que el abogado especial de Trump, Michael Cohen, se habría reunido con representantes rusos en la capital checa, Praga, el pasado mes de agosto. Como respuesta, Cohen ha publicado en su cuenta de Twitter que se trata de una mentira ya que nunca ha estado en esta ciudad, acompañando sus palabras con una imagen de su pasaporte.

Un alto cargo que ha tenido acceso al citado documento ha señalado que las acusaciones se han presentado, al menos en parte, para subrayar que Rusia posee información comprometedora de ambos candidatos pero que solo publicó material que podría dañar a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

El pasado viernes los servicios de Inteligencia concluyeron que el presidente ruso, Vladimir Putin, «ordenó» una campaña que incluyó ciberataques contra instituciones estadounidenses con el objetivo de «ayudar» al magnate republicano a imponerse en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre.

Tal y como recoge The New York Times, el FBI no ha confirmado todavía la veracidad de estas afirmaciones, si bien Washington parece haber evaluado las fuentes incluidas en el documento, tras lo cual las ha considerado creíbles.

Las citadas afirmaciones se han incluido en un adjunto de dos páginas al informe y abordan los contactos entre miembros del círculo próximo a Trump y representantes de Moscú. Asimismo, sugieren que Moscú dispone de cierta información dañina que podría servir para coaccionar al próximo inquilino de la Casa Blanca.

Este adjunto fue incluido en el informe, cuya mayor parte está clasificado salvo alguna información desclasficiada que se conoció el viernes pasado, acerca de la injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses.