Dispositivo de policía y ambulancias en el lugar de la agresión
Dispositivo de policía y ambulancias en el lugar de la agresión - EFE

Ataque ParísUn muerto y cuatro heridos tras el ataque de un asaltante con un cuchillo en París

Según «Europa 1», el hombre, cuya identidad se desconoce, gritó «Allah Akbar» antes de ser abatido por la policía. Daesh se adjudicó la autoría

MadridActualizado:

Hacia las 9 de la noche del sábado, un individuo que gritaba «¡Alá es grande!» atacó con un cuchillo a varias personas en el distrito 2º de París, una parte de corazón histórico de la ciudad, al norte del Museo del Louvre, entre el barrio de la Ópera y los grandes bulevares, con mucha vida nocturna, limitando con un barrio «multicultural», desde hace años.

Según las primeras filtraciones de la prefectura de París, el ataque, de una rara violencia, tendría las «carácterísticas» de un atentado terrorista, consumado por un loco, fanático, en estado de embriaguez o drogado que habría asaltado a varias personas gritando «¡Alá en grande..!». Poco después, al filo de la medianoche, Daesh se adjudicaba la autoría.

Según las primeras informaciones, el fanático habría matado a una persona y herido gravemente a otras cuatro. Varios comandos antiterroristas y numerosos gendarmes y policías «tomaron» todo el barrio, en torno a la estación «Cuatro de septiembre», en una zona, próxima a la calla Sainte-Anne, donde son muy numerosos los «club» de alterne «gay».

El asesino fue «neutralizado» con cierta rapidez, y habría muerto, tras un breve tiroteo, en circunstancias mal esclarecidas a la hora de escribir esta crónica, cuando la sangre derramada y las escenas de pánico habían propagado por el barrio una ola de miedo mal contenida, cuando la vida nocturna del fin de semana comienza a «animarse» por un largo rosario de «baretos» de muy diversa categoría.

La policía francesa ha detenido a un amigo del terrorista en Estrasburgo para interrogarle, según han informado fuentes policiales a Reuters. Del detenido se sabe que nació en 1997 y por tanto tiene la misma edad que el atacante.

Según las primeras informaciones, el agresor sería un hombre de origen presuntamente norteafricano, que habría «actuado» no se sabe si en estado de embriaguez, por motivos entre confusos e inquietantes, en un barrio en otro tiempo «alegre», víctima hoy de una descomposición urbana bastante visible.

Localización del ataque
Localización del ataque- ABC

La noticia del ataque a cuchillo, navaja o «faca moruna» corrió como pólvora incendiaria, precipitando un rosario de reacciones entre inquietas y angustiada.

El agresor pudo actuar solo, pero las fuerzas de seguridad «tomaron» todo el barrio, en el corazón histórico de París, procediendo a un «peinado» policial rápido y expeditivo, intentando «neutralizar» o localizar a posibles cómplices del asesino.

Gérard Collomb, ministro del interior, se apresuró a reaccionar a través de su cuenta Twitter, lanzando un llamamiento a la calma, pidiendo respeto y admiración para la «sangre fría» de las fuerzas del orden.

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional (FN, extrema derecha, se apresuró a reaccionar en términos verbalmente duros: «El pueblo francés no puede contentarse ante la pasividad irresponsable del gobierno, ante un nuevo ataque de un fanático islamista sembrando el terror en el corazón de París».

Anne Hidalgo, alcaldesa de París, con mucho problemas políticos, también reaccionó con mucha rapidez: «Nuestra ciudad vuelve a estar de luto. Mis primeros pensamientos van para las familias de las víctimas. El pueblo de París sabrá responder con solidaridad y respeto ante una nueva agresión ensangrentada».

El presidente Emmanuel Macron y numerosos especialistas subrayan, desde hace mucho, que Francia debe continuar en estado de alarma permanente. «La amenaza terrorista sigue siendo bien real e inquietante, no es momento de bajar la guardia», declaró hace semanas el presidente de la República.

Según los especialistas, las fuerzas de seguridad estiman que en los suburbios de París viven varios millares de fanáticos, sospechosos de «inclinaciones» terroristas islámicas. Muchos de ellos están fichados. Pero… los mismos especialistas insisten, siempre, en la «imposibilidad» de «tener controlados, siempre» a varios millares de sospechosos dispuestos a matar en cualquier momento.