Monos araña de El Salvador
Monos araña de El Salvador - EFE

Un granjero mata a su vecino de 12 años al confundirlo con un mono en Sudáfrica

El niño había ido a recoger guayabas y tenía una excelente relación con el anciano, a quien la comunidad acudía con frecuencia para combatir las plagas de simios

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Un hombre de 87 años mata a tiros a un niño al confundirlo con un mono en la costa sur de KwaZulu-Natal (Sudáfrica). El pequeño Bongumusa Duma, de 12 años de edad, estaba recogiendo guayabas de un árbol cuando su vecino le disparó, provocándole heridas fatales en la cabeza y el pecho.

Los hechos ocurrieron antes de las 9 de la mañana del domingo 5 de marzo en la localidad de Braemer. Duma se encontraba con un amigo ahuyentando unos monos, los cuales causan graves daños a las cosechas de frutas y verduras, cuando decidieron ir a recoger guayabas de un árbol cercano. Fue justo entonces cuando su vecino, Phelamandla Petros Myeza, salió de su granja empuñado una escopeta, tras haber divisado monos en las proximidades. Los gritos del amigo de Bongumusa alertaron al resto de vecinos, quienes declararon que no se habían extrañado al oír los disparos porque los miembros de la comunidad rural acudían habitualmente al anciano para que les ayudase en su lucha contra las plagas.

El anciano podría haber intentado suicidarse

Los vecinos están consternados por lo ocurrido. Según cuentan, la víctima y el acusado, cuyas casas se encuentran a escasos 500 metros, tenían una relación excelente, tanto es así que el niño se refería a él como «mkhulu» (abuelo, en zulú y xhosa). Tras el desafortunado accidente, el anciano habría, supuestamente, intentado quitarse la vida.

El portavoz de la policía, el coronel Thulani Zwane, confirmó que el sospechoso fue arrestado en la escena y le fue confiscada su escopeta, para la que tenía licencia. Tras pasar a disposición judicial la Corte de Umzinto decidió que había suficientes «evidencias sustanciales» para proceder a imputarle un cargo de asesinato, pudiendo ser condenado a una pena mínima de cinco años de prisión. El miércoles pasado Myeza, que tiene 11 hijos y no goza de buena salud, fue puesto en libertad bajo fianza de R1000 (unos 70 euros). Deberá presentarse nuevamente ante el tribunal el próximo 4 de abril.

Otros dos incidentes en poco más de un mes

Éste no ha sido el único accidente de estas características acontecido en Sudáfrica en las últimas semanas. El 9 de marzo, el inquilino de una granja de Limpopo, al noreste del país, fue detenido por disparar contra un trabajador. Según el supuesto tirador, Johannes Potgieter, el disparo iba dirigido a un mono que se encontraba en las inmediaciones, con tan mala fortuna que impactó en la cabeza de Mathanene Ishmael, el cual sobrevivió y se encuentra hospitalizado.

Ishmael, de 55 años, regresaba del almacén en su bicicleta cuando le dispararon en la cabeza con una pistola de perdigones. En un primer momento se dijo que el autor del disparo fue Jan-Louis Pretorius, dueño de la granja, sin embargo éste declaró que se encontraba en Port Elizabeth en el momento de los hechos. Potgieter, misionero cristiano, apareció este viernes en la Corte de Ritavi y fue acusado de intento de asesinato. Él negó que el tiroteo estuviera motivado por motivos raciales y fue puesto en libertad bajo fianza de R5000 (unos 355 euros).

Mató a un agricultor de 23 años al que confundió con un jabalí

En febrero fue un cazador el que se vio envuelto en otro accidente fatal. Stefan Hepburn, de 39 años, fue arrestado por asesinato cuando confundió a un trabajador agrícola de 23 años con un jabalí. La noche del 11 de febrero él y una mujer estaban rastreando una granja de la provincia de Limpopo en busca de jabalíes cuando escucharon un ruido y él abrió fuego contra un arbusto. Al ir a inspeccionar la zona descubrieron que su víctima era un hombre joven, que resultó ser un empleado de la granja vecina. El mismo Hepburn llamó a la policía. En un primer momento se le acusó de homicidio involuntario. El Tribunal de Modimolle fijó una fianza de R15,000 (unos 1.100 euros). Se le ha citado en la corte el 20 de abril.

Las autoridades muestran su preocupación ante estos incidentes e instan a los propietarios de armas de fuego, especialmente a los granjeros, de que se cercioren antes de disparar o de lo contrario la policía actuará con rapidez y diligencia.