Atentado contra el Comando de Policía de San Lorenzo, en Esmeraldas, el pasado 28 de enero
Atentado contra el Comando de Policía de San Lorenzo, en Esmeraldas, el pasado 28 de enero - Afp

Las FARC tienen un centenar de propiedades en Ecuador por valor de 12 millones de euros

Se trata de bienes inmuebles rurales y urbanos, automotores y semovientes. Las autoridades vinculan el reciente atentado contra una comisaría en Esmeraldas a la represalia de un grupo disidente de la guerrilla dedicado al narcotráfico

Corresponsal en QuitoActualizado:

Las autoridades de Colombia han identificado un centenar de propiedades de las FARC en Ecuador. Así reveló el fiscal general de ese país, Néstor Martínez, quien vino a Quito a una reunión internacional de Extinción de Dominio, para encarar al crimen organizado.

Las propiedades incluirían bienes inmuebles rurales y urbanos, automotores y semovientes, que sumarían unos 15 millones de dólares (algo más de doce millones de euros). Corresponderían al Frente Sur de las FARC y no constan en el listado de bienes que entregó el grupo armado para la reparación tras los acuerdos de paz. Martínez pidió la ayuda de su par ecuatoriano para recuperar las propiedades que sumarían un centenar.

La presencia del fiscal Martínez ha servido para tener más información del presunto autor del atentado que la madrugada del pasado sábado destruyó el Comando de Policía en San Lorenzo, provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia. Se trataría del ecuatoriano Walter Arisala, alias «Guacho», disidente de las FARC, que formaría parte de un grupo de unos 250 guerrilleros que se han desvinculado de la organización tras los acuerdos de paz. Alias «Guacho» ingresó en las FARC en 2007 y se desvinculó en 2016, tras lo cual formó su propio grupo armado. Mientras era buscado por las autoridades de Colombia habría cruzado la frontera.

Vínculos con el narco

El fiscal colombiano considera que el atentado estaría relacionado con negocios ilegales de narcotráfico. En concordancia, el ministro de Defensa de Ecuador, Patricio Zambrano, ha dicho también que cree se trata de «una represalia de ciertos grupos residuales de la guerrilla de Colombia vinculados con el tráfico de drogas».

El ataque fue repudiado por varios presidentes de la región, quienes al tiempo de condenar el hecho inédito en Ecuador se solidarizaron con el país. Mientras que Colombia y Estados Unidos ya han enviado expertos a San Lorenzo para investigar detalles sobre el inédito ataque que mantiene conmovido al país.

Sobre el coche bomba, el exministro de Defensa general Oswaldo Jarrín, dijo a ABC que «siendo de origen narco-paramilitar, significa un fallo en la prevención de actos de terrorismo, ya que es obligación de las Fuerzas Armadas, sobre todo en la frontera, prevenir estos actos». Respecto a los bienes que las FARC tendrían en el país, dijo que debe haber una estrecha colaboración entre Ecuador y Colombia para identificar los mismos ya que siendo ilegales no están registrados.

El violento ataque que dejó 28 heridos, entre policías y civiles, ha abierto el debate sobre cómo afrontar el narcotráfico que se ha expandido en la región, y que solo será posible si se lo encara de manera global y con acuerdos y cooperación.