Un coche clásico pasa frente a la Embajada de EE.UU. en La Habana, en una imagen de archivo
Un coche clásico pasa frente a la Embajada de EE.UU. en La Habana, en una imagen de archivo - Efe

Estados Unidos prohíbe hacer negocios con diez hoteles de Meliá e Iberostar en Cuba

Trump endurece las condiciones para los viajes a la isla que autorizó Obama e incluye a una decena de establecimientos de participación española en una lista de 80 empresas vinculadas a los militares cubanos que quedarán vetadas

Actualizado:

Donald Trump ha dado el primer paso en su nueva política para combatir al régimen cubano, que le distancia de la amistosa vía abierta por su antecesor, Barack Obama. Por ahora, no habrá ruptura de relaciones, pero sí restricciones económicas. La Administración republicana ha prohibido a los estadounidenses hacer negocios con un centenar de empresas vinculadas con los militares de La Habana, cuyo control se extiende por numerosas sociedades, especialmente turísticas y de sectores de defensa y seguridad. En la lista de empresas vetadas, publicada este miércoles por el Departamento de Estado, se encuentran diez hoteles con participación española, seis de los cuales pertenecen a Sol Meliá y cuatro a Iberostar.

La decisión de la Administración Trump se apoya en la filosofía de dejar de «beneficiar desproporcionadamente a las fuerzas militares y a los servicios de inteligencia y de seguridad cubanos», que, a juicio del Departamento de Estado, se enriquecen «a costa del pueblo y de sus empresas privadas». Como aseguró Trump durante su anuncio de dar un giro a la que calificó de «complaciente» política de su predecesor con el castrismo, hace pocos meses en Miami, su intención es la de no dar concesiones al régimen de la isla «mientras muestre un respeto a los derechos humanos y convoque elecciones libres». Para ello, el presidente citó de manera expresa las sociedades controladas por los funcionarios cubanos, objetivo prioritario de su Administración.

El centenar de sociedades afectadas está vinculado a Gaesa (Grupo de Administración Empresarial, SA), el consorcio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), que extiende sus redes a casi todos los sectores productivos de la economía cubana. Desde el turístico a los transportes y las divisas, pasando por la seguridad y la defensa. Como se aprecia en un vistazo al listado de propiedades vetadas para el negocio, aparece de manera recurrente Gaviota, la marca de Gaesa para el sector turístico.

Al menos estos hoteles de Gaviota están vinculados también a sociedades españolas: Iberostar Laguna Azul, Iberostar Playa Alameda, Iberostar Ensenachos, Iberostar Playa Pilar, Meliá Buenavista, Meliá Cayo Santa María, Meliá Las Dunas, Sol Cayo Santa María, Sol Rio de Luna y Mares, y Meliá Jardines del Rey.

Viajes controlados por Estados Unidos

Las medidas adoptadas por el Departamento de Estado también limitan los viajes de estadounidenses a la isla. La Administración Trump exigirá desde ahora que los llamados «viajes pueblo a pueblo», de carácter educativo, estén controlados por una organización norteamericana, que patrocinará los intercambios.

En todos los casos, un representante de esa organización se desplazará al frente de cada grupo. Los viajes educativos han sido tradicionalmente considerados un «coladero» en Estados Unidos, donde el turismo a Cuba sigue estando oficialmente prohibido.

El Gobierno estadounidense ha intentado que el impacto para sus ciudadanos sea «el menor posible», según aseguró. De forma que ha decidido mantener sin impedimentos las transacciones económicas y los viajes para los que ya estuviera iniciada la tramitación antes del 16 de junio, fecha en que se produjo el anuncio de Trump de la nueva política hacia Cuba.