Una patrulla de fronteras estadounidense vigila la valla con México en Calexico (California), el pasado 31 de enero
Una patrulla de fronteras estadounidense vigila la valla con México en Calexico (California), el pasado 31 de enero - AFP

España, cautelosa ante las medidas de Trump

El Gobierno de Mariano Rajoy ha evitado un choque directo para preservar la relación con Estados Unidos

MadridActualizado:

El Gobierno español ha venido actuando con cautela ante las decisiones de la Administración Trump, aunque no esté de acuerdo con algunas, en un intento por no enturbiar unas relaciones con Estados Unidos, que costó mucho recomponer en los últimos años.

Los miembros del Ejecutivo han resaltado que nada tiene por qué cambiar en esa relación y, para ello, han evitado la crítica frontal a las medidas adoptadas por Donald Trump, especialmente en el contencioso con México y en la prohibición de entrada a Estados Unidos de los naturales de siete países musulmanes. Como dijo el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, España prefiere dejar claros cuáles son sus principios «no pegando muchos gritos ni siendo muy estridentes».

Así, ante el anuncio de Trump de que levantará un muro y de que lo paguen los mexicanos, Mariano Rajoy optó por hacer un llamamiento a los dos Gobiernos para que impere «la sensatez, la cordura y el sentido común». Por su parte, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, pidió serenidad y dijo estar en contacto con México para que si este país lo pide se convoque una reunión extraordinaria de la comunidad iberoamericana. Rajoy habló con el presidente Enrique Peña Nieto y Dastis con su colega mexicano, Luis Videgaray.

En el Senado

Este martes mismo, en el Senado, cuando desde el Grupo Socialista se instó al Gobierno a exigir a Trump «respeto y dignidad» para el pueblo mexicano, Dastis expresó la disposición a mediar entre las dos partes y aseguró que los desacuerdos se resuelven hablando. No obstante, añadió: «Vamos a tratar de convencer a Estados Unidos de que la mejor manera de organizarse y adecuar una respuesta a un flujo excesivo de inmigrantes es trabajando con los países de origen para que se conviertan en estables y seguros».

En cuanto a los vetos a la entrada de personas de países musulmanes, Dastis ha insistido en varias ocasiones en que España defiende el respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos, y no ha dejado de apuntar la preocupación por una medida que puede afectar a españoles y a otros europeos con doble nacionalidad.