La expresidenta brasileña, Dilma Rousseff, durante su conferencia este martes en la Casa de América, en Madrid
La expresidenta brasileña, Dilma Rousseff, durante su conferencia este martes en la Casa de América, en Madrid - : Maya Balanya
GIRA INTERNACIONAL

Dilma Rousseff: «No hay plan B. Lula sigue siendo nuestro candidato a las elecciones de Brasil»

La expresidenta brasileña, durante una conferencia en Madrid, ha asegurado que apelarán a «todas las instancias posibles»

MADRIDActualizado:

«Han querido acallar a Lula, pero nosotros seremos su voz. Nos movilizaremos para acudir a todas las instancias posibles». Así de tajante se mostró hoy la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, en Madrid, sobre el futuro del también exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva en la carrera electoral en Brasil. «No hay plan B. Sigue siendo nuestro candidato para las elecciones», zanjó.

Amiga personal y compañera de partido del exmandatario, que el sábado pasado ingresó en prisión acusado de «corrupción pasiva», ha comenzado una gira internacional, que la llevará también a Barcelona y a Estados Unidos, para denunciar la situación de Lula y buscar apoyo. «Necesitamos de la solidaridad internacional. Que se conozca lo que está pasando en Brasil. Lula no es una persona radical, es un conciliador».

Tras reunirse el lunes con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y también con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, Rousseff ofreció ayer, en la Casa de América, la conferencia «Brasil: la democracia amenazada». Recibida, en una sala repleta de público, entre aplausos y gritos de «Lula libre», la exmandataria denunció tanto el impeachment que sufrió ella misma, que supuso su destituición como presidenta, como el injusto encarcelamiento de su compañero de filas. «Es indignante. No tengo ninguna duda de que Lula es inocente y de que es un guerrero».

Distorsion del poder judicial

«En Brasil tenemos una gran distorsión del papel del poder judicial: el juez que instruye el proceso es el mismo que juzga. No son dos personas distintas», criticó, además de recordar que el encarcelamiento de Lula se debe a un cambio en uno de los puntos de la Constitución realizado hace apenas dos años. Un cambio con el que «la mayoría de los jueces del Tribunal Supremo están en desacuerdo» que permite que un acusado sea encarcelado en prisión preventiva sin agotar todas las instancias judiciales.

El objetivo de estas acciones tanto contra ella como contra Lula es, en su opinión, «quitarnos del juego político. Quieren destruirnos a nivel político, civil y social», pues representan un adversario difícil de batir en los comicios. Si bien al principio, con el empeachment funcionó, «luego nuestro partido, el PT, volvió a tener el apoyo del pueblo».

Con un 20% de apoyo, Lula da Silva es en la actualidad el candidato con mayor popularidad, «y el político menos rechazado», de cara a las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo mes de octubre. Una popularidad que aumenta con cada decisión judicial. «Cuanta más condena, más apoyo tiene Lula». Ahí radica, en opinión de Rousseff, una de las razones para «acallar» al viejo sindicalista. «El centro derecha no tiene candidato. Ese es el problema». Algo imprescindible para continuar en el gobierno y llevar a cabo una serie de reformas que, según la expresidenta, incluiría la privatización de Petrobras o de la sanidad, «al estilo de la de EE.UU.».

Golpe parlamentario

Para Rousseff lo que se ha producido en Brasil en los últimos meses es un «golpe parlamentario» y «mediático», muy diferente a lo que es un golpe militar. Con este último, «desaparecen los derechos», pero con el otro «es como si la democracia fuera un árbol lleno de parásitos» que se va destruyendo poco a poco.

La propia Dilma Roussef sufrió un impeachment hace dos años, que ella misma calificó ayer como de «golpe absurdo». También ha cuestionado la pruebas en las que se basa la acusación de «corrupción pasiva» que han llevado a Lula a prisión. «El tríplex que se le adjudica es propiedad de una empresa, que lo puso como garantía de un préstamo que no pudo pagar y que finalmente fue subastado».

Rousseff, que hace unos días anunció su intención de presentarse al Senado por el estado de Minas Gerais, insistió hoy en que tanto ella como el partido se están movilizando para «dar voz a este preso que no la tiene. No vamos a desistir de su candidatura hasta el último momento. No vamos a plantear alternativas».