Internacional

Daesh intentó extender el terror de París a Holanda y Reino Unido

Mensajes encriptados mediante aplicaciones permitieron a los yihadistas comunicarse en tiempo real y ser coordinados desde Siria

Daesh está aumentando sus planes para llevar a cabo ataques internacionales
Daesh está aumentando sus planes para llevar a cabo ataques internacionales - REUTERS
MANUEL ERICE Corresponsal En Washington - Actualizado: Guardado en:

La ofensiva de Daesh que puso en jaque a París el pasado noviembre, con la muerte de 130 personas en una cadena de ataques, entre ellos a la sala de fiestas Bataplan, formaba parte de un plan mucho más ambicioso, que incluía extender los actos de terror a otros puntos de Francia, el Reino Unido y Holanda. Los atacantes pudieron comunicarse entre sí en tiempo real gracias al uso de mensajes encriptados, lo que trajo de cabeza a la Policía. La sofisticada operación estaba destinada a ampliarse en el tiempo, para lo cual el grupo yihadista recibía la información y el dinero oportunos gracias a intermediarios, que formaban parte de una red dirigida desde Siria por Abu Ahmad, cabecilla del autodenominado Estado Islámico.

La cadena de televisión CNN ha accedido a las 90.000 páginas que recogen la investigación emprendida a raíz de los ataques de París, resultado de interrogatorios y datos recabados de ordenadores y teléfonos móviles. Los expertos concluyen que el grupo de yihadistas enviado por Daesh tenía como objetivo desestabilizar Europa. Además de su plan de cometer atentados en los Países Bajos y de instalarse en las islas británicas, los terroristas se habían marcado como objetivos en París otras zonas de compras y un supermercado, con el fin de seguir causando el mayor número de muertes posible. Serían los siguientes pasos, tras la devastadora matanza del Bataclan y los ataques en cafeterías y restaurantes, así como en los accesos al estadio de fútbol de Saint-Dennis, donde se disputaba el partido Francia-Alemania. En este caso, la Policía impidió una masacre aún mayor, al lograr que los terroristas se inmolaran fuera del estado, y no dentro como pretendían.

Redes sociales

Para ello, los terroristas utilizaron el uso de plataformas de redes sociales como Viber, Telegram y Whatsapp, pero la mayoría de las veces con un lenguaje encriptado que mantuvo en jaque a la Policía y a los investigadores. A este respecto, Paul Cruickshank, analista de asuntos vinculados con el terrorismo, advierte que «la actividad con mensajes encriptados tiene el potencial de revolucionar los ataques, al permitir una comunicación en tiempo real, sin la preocupación de que su contenido pueda ser detectado por la Policía».

Los yihadistas utilizaron seudónimos, incluso dentro del propio grupo, en el que llevaban a cabo un continuo intercambio logístico para poder atravesar la frontera desde Siria, desde donde se colaron en Europa como cuatro más de los miles de refugiados que procedían de la guerra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios