Celestino Martínez, agente especial de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional
Celestino Martínez, agente especial de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional - ICE

Celestino Martínez, el agente migratorio que combate la Mara Salvatrucha y que Trump convierte en héroe

Lidera un cuerpo especial que ha atrapado a más de 400 pandilleros ligados a esta ultraviolenta banda de centroamericanos, también llamada MS-13. El presidente lo invitó al discurso del martes, junto a los padres de dos víctimas

Actualizado:

En la tribuna superior del Congreso, casi al lado de la Primera Dama, Celestino Martínez escuchaba este martes el discurso de Donald Trump sobre el estado de la Unión. Con un nombre que delata inequívocas raíces hispanas, se trata de un agente especial de Inmigración y Aduanas al que el presidente de Estados Unidos y su esposa Melania incluyeron entre su docena de invitados al evento como reconocimiento a su «extraordinario trabajo combatiendo las bandas criminales multinacionales en Nueva York».

En un discurso en el que Trump proclamó que «nunca ha habido un mejor momento para empezar a vivir el sueño americano», pero en el que también abogó por reforzar la lucha contra la inmigración ilegal, construir un muro en la frontera con México, limitar la concesión de residencia a familiares y el fin de la lotería de visados, la invitación a un hispano dedicado a perseguir con denuedo a las pandillas violentas de latinos es todo un símbolo de su programa político.

Conocido como «CJ» o «DJ», este agente especial de supervisión de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional, ha destacado por liderar una amplia iniciativa para luchar contra la Mara Salvatrucha, una banda ultraviolenta creada por inmigrantes centroamericanos en Los Ángeles en los años 80 y que también se conoce como MS-13. En la lista de invitados estaban también, precisamente, los padres de Nisa Mickens y Kayla Cuevas, dos amigas adolescentes asesinadas a machetazos y golpes por integrantes de esta pandilla en septiembre de 2016. Ellos se llevaron una de las ovaciones más prolongadas durante la sesión en el Congreso.

«Muchos de estos miembros de pandillas aprovecharon lagunas flagrantes en nuestras leyes para entrar en el país como menores extranjeros no acompañados», advirtió Trump en su intervención.

La madre de la joven Kayla, Evelyn Rodríguez, había declarado antes del evento a «The New York Times» que no acudía «por intereses políticos de nadie». «Solo quiero que se haga lo correcto –aseguró–. Todos deben poner sus agendas políticas a un lado y pensar en lo que está pasando en nuestro país».

Los padres de Nisa Mickens y Kayla Cuevas, durante el discurso de Trump en el Congreso
Los padres de Nisa Mickens y Kayla Cuevas, durante el discurso de Trump en el Congreso - Reuters

El MS-13 está desde hace tiempo en el punto de mira de Trump dentro de su ofensiva contra la delincuencia que llega de fuera de las fronteras de Estados Unidos. En julio del pasado año, en un acto en la localidad neoyorquina de Brentwood, aseguró que erradicaría a los «animales» que forman parte de la banda. «Los encontraremos, los arrestaremos, los encarcelaremos y los deportaremos», prometió.

El nombramiento de Martínez al frente del operativo contra esta mara se debió a su experiencia previa en la investigación y desmantelamiento de los grupos del MS-13 en el área metropolitana de Nueva York. Antes de incorporarse al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), donde lleva quince años, sirvió durante 22 en la Fuerza Aérea estadounidense.

La Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) puso en marcha en mayo del pasado año, bajo el paraguas de la llamada «Operación Matador», un cuerpo especial para atajar la ola de violencia extrema en diferentes comunidades de Estados Unidos y, en concreto, en Long Island, en el estado de Nueva York. Según el ICE, ese cuerpo ha permitido la detención de 426 pandilleros y socios, y Martínez ha demostrado un «liderazgo ejemplar» en la gestión de representantes de múltiples agencias de ámbito federal, estatal y local y en la formación de trabajo en equipo.

«Esta noche está aquí un líder en el esfuerzo por defender nuestro país, el agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional Celestino Martínez», anunció el propio Trump en su discurso. El presidente indicó que, tras servir en la Fuerza Aérea, como agente migratorio lleva quince años combatiendo la violencia de las bandas y sacando a los delincuentes de las calles estadounidenses. «Un duro trabajo», destacó.

«Ordenaron su asesinato»

El inquilino de la Casa Blanca subrayó que «los cabecillas del MS-13 ordenaron el asesinato de CJ» y que «querían que sucediera pronto», a pesar de lo cual «no cedió ante las amenazas o al temor». «Tengo que decirles que lo que han hecho las patrullas fronterizas y el ICE es enviar a miles y miles y miles de personas horribles del MS-13 fuera de este país o a nuestras cárceles», agregó. Dirigiéndose a Martínez, al que calificó de «tipo valiente», anunció: «Te vamos a mandar refuerzos, y te los vamos a mandar rápido. Es lo que necesitas».

El vicedirector del Servicio de Inmigración y Aduanas, Thomas Homan, ha señalado que el ICE se siente «honrado» con el reconocimiento al «increíble coraje y dedicación» de Celestino Martínez para «proteger a los ciudadanos de Estados Unidos». «Su ejemplar servicio como agente de la HSI ha salvado vidas, arriesgando la suya continuamente durante años», añadió.

Otros invitados por Trump a su discurso

Además de Martínez y de los padres de las dos jóvenes asesinadas, Trump y su esposa invitaron a otras personas que servían como ejemplo de las políticas presidenciales:

-El soldador de Ohio Corey Adams y su esposa, que han conseguido comprar una casa e invertirán el dinero extra logrado con el recorte de impuestos a la educación de sus dos hijas.

-Matthew Bradford, un militar que se ha reincorporador a los marines tras quedar ciego y sufrir la amputación de sus dos piernas en Irak.

-Jon Bridgers, fundador de una organización que ayudó en las labores de rescate y recuperación tras las inundaciones de Luisiana de 2016 y el huracán Harvey en Texas en 2017.

-David Dahlberg, un técnico de prevención de incendios en el sur de California que salvó a 62 niño y trabajadores de un incendio en julio de 2017.

-El agente de policía Ryan Holets y su esposa, que adoptaron un niño de padres con adicción a los opiáceos.

-Ashlee Leppert, de la Guardia Costera, que rescató a docenas de personas en la temporada de huracanes.

-Preston Sharp, un niño que ha organizado la colocación de 40.000 banderas y claveles en tumbas de soldados.

-Los hermanos Steve Staub y Sand Keplinger, que han aumentado de 23 a 37 empleados la plantilla de su empresa gracias a los recortes fiscales.

-Fed y Cindy Warmbier, padres de Otto Warmbier, el estudiante muerto tras ser detenido en Corea del Norte y devuelto en estado grave.

-Ji Seong-ho, un desertor norcoreano que preside ahora una organización de derechos humanos.