El auténtico legado de Barack Obama

Ha sido durante ocho años un padre de familia ejemplar para millones de adolescentes negros que crecen sin varón en casa

Actualizado:

Los jóvenes norteamericanos de raza negra que tenían 12 años cuando Barack Obama llegó a la Casa Blanca, y que ahora cumplen los 20, han tenido en este lapso de tiempo un punto de referencia cotidiano muy especial: la imagen de un matrimonio bien avenido de color con dos hijos, en la que el padre ha representado su papel en la familia con orgullo y buen humor. Para millones de adolescentes negros, que desde hace décadas están acostumbrados a crecer en hogares monoparentales regidos por la madre o la abuela, la memoria de la familia Obama en la Casa Blanca puede tener un impacto clave en el futuro. Como afirma en un artículo en “The Wall Street Journal” la veterana periodista Peggy Noonan -escritora de discursos para el presidente Ronald Reagan- ese será el auténtico legado de Barack Obama para la sociedad norteamericana.

La identificación entre matrimonios de color y hogares monoparentales es una realidad ya asimilada en Estados Unidos por la fuerza de la estadística. Las razones del fenómeno son objeto permanente de estudio. El 72 por ciento de los adolescentes negros norteamericanos crecen sin conocer a su padre, frente al 25 por ciento de hogares monoparentales que constituyen la media global en el país. Barack Obama no se ha caracterizado por su apoyo legislativo a la familia tradicional -por motivos personales o quizá solo estratégicos, dada su deuda política con los movimientos sociales “alternativos”- pero su ejemplo de vida familiar junto a Michelle y sus dos hijas ha sido el mejor mensaje para la juventud de color norteamericana.