Varias personas visitan el lugar de homenaje a los 44 tripulantes del submarino desaparecido
Varias personas visitan el lugar de homenaje a los 44 tripulantes del submarino desaparecido - EFE

La Armada argentina da por muertos a los tripulantes del San Juan

La búsqueda del submarino permanece activa, con cambios en el equipamiento


Corresponsal en Buenos AiresActualizado:

Descartado que haya vida en el submarino desaparecido, «por incompatibilidad» con el tiempo transcurrido y el contexto conocido, la búsqueda de los restos del ARA San Juan continúa. La Armada argentina reconoció la retirada de los recursos y dispositivos destinados al rescate de los 44 miembros de la tripulación que -aunque no lo diga con estas palabras- da por muertos. El anuncio provocó reacciones diversas en los familiares, algunos todavía con esperanza de que los suyos no estén enterrados en las profundidades del océano.

El portavoz de la Fuerza, el capitán y submarinista Enrique Balbi, dijo que el mini sumergible de Estados Unidos, con capacidad para acoplarse al San Juan y recuperar los cuerpos (si estuvieran con vida), volvió a puerto. «Terminó el caso SAR en lo que es búsqueda y rescate», reiteró. No así, las tareas del robot ruso cuya misión es localizar la nave siempre y cuando ésta no se encuentre a más de seiscientos metros. Peinada prácticamente toda la zona de las últimas coordenadas del San Juan la posibilidad de que éste -o lo que quede de él- se encuentre en un desnivel o escalón más pronunciado de la plataforma marina, fue suficiente para que Estados Unidos envíe otro robot, con prestaciones superiores, que le permite descender hasta los mil metros. Más allá tampoco será posible su localización. Según los expertos, en ese caso, la carcasa del submarino por la presión tendría un aspecto de acordeón, similar al de una lata vacía de refresco aplastada.

Cuatro contactos

Tras 16 días de búsqueda agónica, Balbi informó que en las últimas horas se detectaron «cuatro contactos» con elementos del mar. Uno de ellos se corresponde con un barco de bandera china que navegaba ilegalmente y cuya tripulación lo hundió deliberadamente. Los otros contactos de los sensores se están investigando.

Sensible con el estado anímico de los familiares de la tripulación y de las quejas de alguno que declaró haberse enterado por los medios de comunicación que daban por muertos (término jamás pronunciado) a los 44 marinos, Balbi no dudó. «No somos infalibles. Si hay algún familiar que se enteró por los medios o hubo un error la Armada no va a dudar en pedir disculpas».

El capitán, que también es un experto submarinista reiteró que «estamos utilizando todos los medios disponibles» nacionales e internacionales. Sigue la «búsqueda activa en la misma zona para localizar» el San Juan. «La idea -añadió- es encontrarlo. Sería fundamental para la investigación» que permita aclarar, con precisión, que fallo o quiénes fallaron. Antes o durante el siniestro.