Historia

Austria demolerá la casa en la que nació Hitler para que no se convierta en un santuario nazi

Las batalla judicial sobre el destino de la vivienda ha quedado rota. El gobierno ha decidido destruir la vivienda para evitar que sea un lugar de peregrinación de extremistas

Adolf Hitler solo pasó tres meses en esa casa
Adolf Hitler solo pasó tres meses en esa casa - ABC
Rosalía Sánchez - Actualizado: Guardado en: Historia

Hace solo unos meses, las autoridades austriacas decidían que la casa en la que nació Adolf Hitler, en la localidad de Braunau am Inn, sería expropiada para garantizar que los usos a los que fuese destinada en el futuro serían los apropiados, tales como un centro de reconocimiento a las víctimas del Holocausto. Pero el ambiente se ha crispado hasta aconsejar una medida más radical y el ministro de Interior, Wolfgang Sobotka, ha confirmado que la casa de Hitler será demolida. «Las fundaciones pueden permanecer, pero se construirá un nuevo edificio. El nuevo establecimiento se utilizará para fines caritativos o como oficinas para funcionarios locales», explicó.

Lo que ha cambiado en este corto espacio de tiempo, entre una y otra decisión, ha sido una creciente presencia de la extrema derecha en las calles y en la vida política austriaca, tras las fallidas elecciones para elegir presidente del país, que estuvo a punto de ganar el partido ultraderechista y ultranacionalista FPÖ y que fueron anuladas por defecto de forma para ser repetidas el próximo 4 de diciembre.

La casa de Hitler, en la actualdiad
La casa de Hitler, en la actualdiad- ABC

El candidato a la presidencia Alexander Van der Bellen, ex líder del partido de los Verdes y que ganó las elecciones anuladas, se ha visto obligado a pedir protección policial tras recibir amenazas de muerte de círculos neonazis. Según ha confirmado su portavoz, Rinhard Pickl-Herk, un hombre con una cruz gamada tatuada en el pecho y en cuyas cuenta de redes sociales expone numerosos comentarios abiertamente neonazis, ha llamado a asesinar al candidato a través de Twitter, donde también se ha difundido un montaje de fotos que muestra a Van der Bellen con numerosos cuchillos clavados en el cuerpo.

A las puertas de la casa de nacimiento del líder nazi, un edificio de color amarillo que se encuentra vacío desde 2011, ya se han producido varias algaradas de jóvenes encapuchados y exhibiendo símbolos nazis que gritaban consignas contra los extranjeros. Los 17.000 habitantes de Braunau no quieren que se convierta en un objetivo de peregrinaciones de los nostálgicos del Tercer Reich y habían propuesto incluso convertir la casa en un centro para refugiados o en un museo dedicado a la liberación de Austria de manos de los nazis. La idea de la demolición también ha sido bien recibida.

Algunas instituciones culturales, en cambio, han criticado la decisión, alegando que el edificio forma parte de la historia local y un patrimonio que debe ser conservado, precisamente para mantener en la memoria la historia nazi. Ese fue el objetivo de la expropiación estatal tras una larga disputa con la dueña y residente local Gerlinde Pommer. Durante más de un siglo, su familia ha sido dueña del lugar en que nación Hitler, el 20 de abril de 1889. A comienzos de 1970, el Gobierno austriaco ya negoció un primer contrato de alquiler para poder utilizar la casa como un centro para discapacitados y, cuando el contrato fue cancelado, hace cinco años, el Estado reabrió un debate que culmina ahora con la decisión de borrar esa casa del mapa de Austria.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios