Familia - Padres hijos

«Los padres sienten un enorme pudor al hablar de afectividad sexual con sus hijos»

Según la directora de Redmadre es más apropiado que los jóvenes reciban información sexual de su familia antes que de los colegios, amigos o redes sociales

«Los padres sienten un enorme pudor al hablar de afectividad sexual con sus hijos»

Durante el año 2015, nueve de cada 10 mujeres que se planteaban abortar dieron a luz a sus hijos tras recibir la ayuda que cada caso requería, según datos de la última memoria de la Fundación Redmadre. Cifras que concretan que el año pasado atendieron a 11.323 madres, lo que supone un incremento de 1.273 mujeres ayudadas con respecto al año anterior.

Este incremento se debe, según asegura a ABC Amaya Azcona, directora general de fundación, a que cada vez las mujeres tienen mayor información a través de las redes sociales sobre las ayudas que se les presta para seguir adelante con su embarazo. «Además, las solicitantes son más jóvenes. Aunque el grueso son chicas menores de 30 años (78%), a partir de los 16 ya nos demandan ayuda. El motivo es que cada vez empiezan antes a mantener relaciones íntimas. La información sexual que tienen al respecto es segada. No son conscientes de que practicar sexo, aunque utilicen métodos anticoceptivos (que no usan correctamente), puede tener como consecuencia la creación de una nueva vida, con todo lo que ello supone».

Sufrimiento emocional

Amaya Azcona insiste en que son los padres, y no tanto los colegios, «los que deben ofrecer a los jóvenes la educación afectivo sexual según sus propios valores, cultura... Los hijos deben conocer de primera mano esta información para ser conscientes de la repercusión de mantener relaciones sexuales. No hay que olvidar —apunta— que si una joven se queda embarazada y su pareja deja de ser tal al enterarse de la noticia, el sentimiento de soledad y de incertidumbre en el futuro produce un sufrimiento emocional muy grande».

En principio, los padres —según añade Azcona— no deben tener complejos a la hora de hablar de este asunto. Deben informarse de los métodos anticonceptivos para explicárselos de forma correcta, así como lo que supone un embarazo a una edad temprana. En este asunto no suelen tener tapujos. «El mayor pudor de los padres —concluye— lo sienten al hablar de afectividad sexual con sus hijos, algo que deben aprender a transmitir».

Cuando los padres no tratan este tema en casa, los hijos buscan información fuera del hogar, información que puede ser sesgada, errónea y llevar a la confusión. Según RedMadre cada vez son más las mujeres que recurren a ellos en busca de apoyo y asesoramiento a través de la web y de las redes sociales. En concreto han atendido más de 1.500 mensajes referentes a embarazos imprevistos a través del número de WhatsApp 24 horas.

«Estos datos reflejan que la mujer necesita sentirse acompañada y apoyada durante su embarazo y contar con la ayuda económica (material) necesaria para los primeros meses de vida de su hijo hasta que pueda adquirirlos por sí misma —apunta Azcona—. El desamparo de su entorno cercano y de las instituciones públicas es lo que las aboca a la dramática situación del aborto, avalando así, una vez más, que cuando a una mujer se le ayuda, continua con su embarazo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios