Familia - Padres hijos

Uno de cada cinco padres cree que el bullying es «cosa de niños» y no actuaría si agredieran a su hijo

El 54 por ciento de los progenitores no percibe peligros en internet y la mitad de ellos cuelga fotos de sus vástagos en las redes sociales

Uno de cada cinco padres cree que el bullying es «cosa de niños» y no actuaría si agredieran a su hijo

Casi uno de cada cinco padres (17 por ciento) no movería un dedo ante un caso de acoso escolar porque lo considera «cosa de niños», y el nueve por ciento le diría a sus hijos que «no se deje intimidar y que se la devuelva al agresor». En el caso de que su vástago fuera el acosador, a un 11 por ciento le costaría admitirlo o directamente le quitaría hierro al asunto. Éstas son solo algunas de las conclusiones que se desprenden del informe «La Violencia contra la infancia. ¿Sabemos proteger a nuestros niños?», elaborado por Educo y presentado hoy en Barcelona.

El informe, que contiene cifras actualizadas sobre la situación en España y en el resto del mundo sobre episodios de violencia a menores, revela, asimismo, otros datos preocupantes como que el 54 por ciento de los padres no percibe peligros en Internet y que más de la mitad de éstos ha colgado imágenes de sus hijos en las redes sociales y en su perfil de Whatsapp. Miriam Toran, portavoz de Educo, destaca en declaraciones a ABC las tres grandes conclusiones de este informe: el gran desconocimiento, por parte de los padres, de las situaciones de riesgo de los menores en la Red; la falta también de conocimiento de los instrumentos a utilizar para protegerlos y, por último, los importantes déficits de comunicación entre padres e hijos.

Las dificultades en la comunicación familiar son una causa importante del desamparo de los menores en situaciones de acoso. Por ejemplo, el 32 por ciento de los padres encuentra dificultad para mantener una comunicación diaria con sus hijos; el 54 por ciento declara no haber hablado detalladamente con ellos sobre el acoso y el 65 por ciento no encuentra el momento para dialogar sobre educación sexual con sus descendientes. El estudio revela, asimismo, que el 63 por ciento de las familias considera que es la escuela la que debe resolver los casos de bullying. «Se trata de un error importante ya que los casos de violencia muchas veces empiezan en la escuela pero siguen en la calle», afirma Toran.

A juicio del director general de Educo, José Maria Faura, «la violencia infantil en España es un problema real y más frecuente de lo que pensamos, aunque muchos casos no salen a la luz». Faura recuerda, en este sentido que, según un estudio de 2010, en el mundo, uno de cada dos niños ha sufrido algún tipo de violencia antes de los ocho años y en la UE, uno de cada cinco niños ha sido víctima de algún abuso.

Por su parte, el responsable del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional en Castellón, Pere Cervantes, explica que, según su experiencia, se produce «la paradoja» de que en un mundo hiperconectado falta comunicación en las familias.

En este sentido, el responsable policial precisa que el primer delito cometido en menores es el «cyberbulling», el acoso en Internet, además del bullying, que suelen ir relacionados, seguido de otros como el intercambio de fotos de contenido sexual sin consentimiento, el sexting.

Kit para prevenir situaciones de violencia

Para promover la protección infantil, Educo ha impulsado un kit de material pedagógico e informativo destinado a los padres para ayudarles a prevenir la violencia hacia sus hijos, informa Efe. El kit —uno destinado a padres de niños entre seis y nueve años y otro para niños de nueve a 12— recoge manuales, cuentos, guías de lectura y fichas para promover el diálogo sobre temas de violencia entre padres e hijos.

Además, la ONG de protección a la infancia ha lanzado un anuncio televisivo para sensibilizar a los padres sobre los riesgos de Internet en el que una madre descubre a sus hijos menores cuando están a punto de enviar fotos a un desconocido por Internet.

«El problema no son los niños, son los padres»

Carlos Alonso, bailarín que sufrió acoso de los seis a los 12 años, asegura que «el problema no son los niños, son los padres», ya que, a su entender, muchas de las conductas de los menores son por imitación.

El informe de Educo también ofrece datos globales, como que en el mundo cada hora mueren 12 niños y niñas víctimas de la violencia sin que los Estados ni los gobernantes hayan podido reducir estas cifras. Ante la situación que dibuja el estudio, Educo pide un pacto de Estado «político y económico» por la infancia, más participación infantil, fomentar espacios seguros para los menores y medidas para proteger a los niños de la violencia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios