Familia - Mayores

«No entiendo por qué el hombre piensa que descansar supone dejar de trabajar»

Carlos Molina, CEO de 50PRO, aboga por seguir activo con cualquier actividad hasta casi el final de la vida

«No entiendo por qué el hombre piensa que descansar supone dejar de trabajar»

Con la última crisis económica se han dado muchos casos de personas muy válidas, pero mayores de 50 años que se han encontrado en el paro con un importante bagaje laboral, con muchísima experiencia, pero con una edad en la que ya no se les quiere en un puesto de trabajo.

Para ellos, que todavía tienen muchísimo que ofrecer, se ha creado 50PRO un plataforma cuya misión es la de entrenar, asesorar y apoyar a emprendedores y profesionales de más de 50 años para que sean líderes del emprendimiento y motores de su proyecto, ofreciéndoles apoyo y herramientas para afrontar los retos de una nueva vida profesional.

Carlos Molina, CEO de la empresa, explica a ABC que «50PRO lo componen un grupo de profesionales, tutores y mentores con experiencia en el campo de la empresa, especializados en diferentes campos y encargados de ayudar desde el primer día en todo el proceso de entrenamiento y desarrollo personal y empresarial».

«Hay mucha gente preocupada con esta situación y nosotros estamos intentando poner soluciones concretas, no solo hablar del tema».

Molina explica que «El problema no es cuando nos vamos a jubilar, el tema está en si nos vamos a poder jubilar» y continúa declarando que «no es que nos jubilemos a los 65 o 67, es que nos nos vamos a poder jubilar, seguramente por el tema económico».

Seguir activos para seguir vivos

Para el CEO de 50 PRO es una incógnita el porqué «el hombre ha pensado que realmente descansar supone dejar de trabajar. Eso es un tremendo error. Creo que hemos nacido para trabajar y lo importante es trabajar en aquello que te guste, a un ritmo que no desespere, y así, hasta media hora antes de morirse...».

«Evidentemente jubilarse de trabajar, no quiere decir dedicarse al ocio. Hay trabajos que están dirigidos a tener un rendimiento económico y otros que no. Trabajar en una ONG sería uno de esto últimos. Creo que hay un pequeño error y es pensar que a los 65 uno llega a la vejez. La vejez es la inutilidad personal, y que la sociedad lo haya evaluado así es tremedo, sobre todo, porque tenemos una expectativa de vida próxima a los 100 años. Uno no puede aguantar desde los 65 hasta los 100, 35 años sin hacer nada comprometido. Un trabajo en una ONG, aunque sea gratuito o estudiar, o lo que sea. Hay que exprimirse la cabeza y dar lo mejor de uno mismo para trabajar de manera excelente en el trabajo que sea, te paguen o no te paguen. Ese es el trabajo que tenemos que hacer cada uno de manera mental».

Toda la actualidad en portada

comentarios