Familia

Robótica en las aulas: los colegios españoles se lanzan a formar a los «ingenieros del futuro»

Los datos de la Comunidad Europea apuntan a que en 2020 faltarán profesionales en este sector y los expertos aseguran que se debe introducir ya en las escuelas para afrontar la demanda urgente de las empresas

MADRIDActualizado:

En 20 años, en torno a 700 profesiones serán reemplazadaspor máquinas, según un estudio realizado por la Universidad de Oxford en 2016. A cambio surgirán nuevos puestos de trabajo estrechamente relacionados con el mundo digital y de la robótica que requerirán de profesionales preparados para programar y manejar estas máquinas. El problema es que, a pesar del acelerado ritmo con que el mundo se digitaliza, el sistema educativo en España aún no está acondicionado para formar a los alumnos en estas materias.

«La Comunidad Europea ha advertido en alguna ocasión que en 2020 faltarán profesionales en este sector. Hay una demanda urgente y hay prisa por introducirlo en las aulas». Richard Huget es director general de LEGO Education ROBOTIX e intervino con esta alerta ayer en el acto de presentación de la alianza de la empresa con el Grupo editorial Edelvives para impulsar el uso de la robótica en las escuelas españolas.

El 77,8% de las empresas premia la capacidad para el trabajo en equipo por encima de otras cualidades

La intención del convenio es aunar conocimientos tecnológicos y agentes educativos para, como explicó Huget, preparar a los niños en STEM –el acrónimo en inglés de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Desde la editorial creen que esta dirección didáctica es «fundamental porque en la sociedad en la que van a vivir van a estar integrados con robots». Todos los ponentes coincidieron en que el objetivo va más allá de instruir a pequeños programadores: «el planteamiento es darle un uso a la robótica, no solo para programar, sino en el desarrollo de contenidos curriculares».

«No se trata de desechar lo anterior y apostar solo por esto», explican fuentes de la editorial implicadas en el proyecto, sino que se debe entender como «un proceso de integración». Hará falta una inversión física de adquisición de materiales, pero también en el profesorado, que también tendrá que aprender a convivir con las máquinas dentro de las aulas y, además, enseñar a los alumnos. «Hay que tener en cuenta que supone un cambio conceptual de las clases y la enseñanza y que hay que abarcar a muchos tipos de profesores, no sólo de tecnología».

Menos «cerebritos» y más trabajo en equipo

Según los expertos participantes en el acto, entre ellos el danés Preben Struckmann, director de ventas de LEGO Education, las exigencias del mercado apuntan cada vez más a la capacidad para trabajar en equipo. Es la segunda cualidad más demandada por los gigantes empresariales –un 77,8% de ellos la premia por encima de otras según los datos de la Asociación Nacional de Universidades y Empleadores americana (NACE)–, junto con la capacidad de liderazgo y las habilidades comunicativas.

«La robótica es una gran herramienta que permite juntar en un proyecto muchas de estas habilidades: el liderazgo, la comunicación, el trabajo en equipo, las matemáticas, la ciencia, la tecnología… y fusionarlas dentro del aula. Sería una gran solución para los colegios que buscaban aunar estos contenidos en las clases y no sabían cómo hacerlo», afirmó Richard Huget.

El modelo educativo se prepara para sufrir un gran cambio, ajustado a la demanda de los agentes empresariales, que ya buscan a profesionales capaces de desenvolverse con agilidad en un panorama económico cada vez más globalizado, aunque para ello tengan que prescindir de grandes «cerebritos» en sus plantillas. Es seguro que los niños de hoy seguirán «jugando» con robots cuando ya no sean unos niños...