Familia - Educación

Un 19 % de los alumnos de 15 años ha tenido relaciones sexuales completas

Sin embargo, afirman no haber recibido una buena educación en este campo

Un 19 % de los alumnos de 15 años ha tenido relaciones sexuales completas

Uno de cada cinco alumnos de segundo ciclo de la ESO (14 y 15 años) ha mantenido relaciones sexuales con penetración sin haber recibido una adecuada educación sexual, según un estudio elaborado por la asociación Sida Studi, que ha encuestado a 550 estudiantes participantes en sus talleres de educación sexual.

El estudio revela que un 65 % del alumnado de segundo ciclo de ESO sólo recibe educación sexual en los talleres que organiza esta asociación en institutos catalanes, que tienen una duración de entre 4 y 6 horas y están distribuidas en 2 o 3 sesiones.

En el caso de los alumnos de 2º ciclo de ESO el 25,7 % no ha tenido ningún contacto sexual y el 19 % han mantenido "relaciones sexuales con penetración" alguna vez.

Los chicos habían practicado más la masturbación que las chicas (95,5 % y 30,8 %, respectivamente) así como «los besos y las caricias» (87,8 % y 68,5 %, respectivamente).

En el caso del alumnado de Bachillerato (16 y 17 años), el 42,4 % del alumnado había realizado «penetración vaginal» alguna vez, con una proporción mayor entre las chicas (49,1 % y 33,3 % los chicos).

La edad de inicio de las relaciones sexuales con «penetración vaginal», entre el 19 % del alumnado de 2º ciclo de ESO que había realizado esta práctica, es ligeramente más precoz en el caso de chicos (13,6 años) que en chicas (14,1 años).

En el caso de los bachilleres, la edad de inicio entre el 42,2 % de jóvenes que había realizado «penetración vaginal» se situaba alrededor de los 15 años, sin diferencias de género.

Anticonceptivos

El 95,2 % de los chicos y de las chicas de 2º ciclo de ESO que había realizado prácticas sexuales de «penetración» o «sexo oral» alguna vez había tenido al menos una pareja en los últimos 12 meses.

El método anticonceptivo más usado entre el alumnado de 2º ciclo de ESO fue el preservativo en el 87,8 % de los casos, tanto de chicas como de chicos, aunque alrededor de una cuarta parte había hecho un uso inconsistente de este.

Entre el alumnado de Bachillerato también hubo un uso elevado del preservativo para pene y el 22,9 % declaró hacer la marcha atrás. El alumnado de Bachillerato que declaraba como principales motivos no usar condones lo atribuía a «la falta de disponibilidad de preservativos» (relación sexual imprevista) o al hecho de estar utilizando «otros métodos anticonceptivos».

En la práctica de sexo oral, en el caso del alumnado de 2º ciclo de ESO un 73,3 % declaraba no utilizar «nunca» el preservativo.

Las principales ventajas declaradas con relación al uso del preservativo tanto en el caso de los jóvenes de 2º ciclo de ESO y Bachillerato (chicos y chicas) que habían tenido relaciones sexuales eran «la eficacia para prevenir el VIH/ITS» (94,3 %) y para «prevenir embarazos» (88,7 %).

Entre las dificultades más citadas en relación con el uso del preservativo figura el «miedo a una posible rotura»,«la pérdida de sensibilidad» y el hecho de que «corta el rollo».

El 5,2 % de los alumnos de 2º ciclo de ESO había utilizado el tratamiento poscoital y un 15,6 % de los de Bachillerato.

Amigos e internet

Las fuentes de información sobre sexualidad más frecuentes en son los amigos e internet. En el caso de las chicas, se informan más a través de amigas, escuela, familia, pareja o libros y revistas; y en el caso de los chicos, internet. Sólo el 35,1 % del alumnado de 2º ciclo de ESO afirmó que habían tenido educación sexual en la escuela.

El estudio concluye que los jóvenes «no tienen garantizados sus derechos sexuales y reproductivos, ya que no disponen y no se les proporciona una educación sexual universal, de calidad y fomentada en estos derechos desde los centros de enseñanza».

Por ello, propone incluir la educación sexual en los currículos educativos de todos los centros y que ésta no se limite sólo a tratar los métodos anticonceptivos y las infecciones de transmisión sexual, sino trabajar aspectos como las emociones, los sentimientos, la autoestima, saber decir que no, el respeto a los demás y la asertividad o capacidad para negociar estrategias preventivas (sobre todo en parejas ocasionales).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios