Así será el telescopio que relevará al Hubble

A Hace mucho tiempo, a Galaxias muy, muy lejanas. Hasta allí quiere llevarnos el telescopio...

Actualizado:

A Hace mucho tiempo, a Galaxias muy, muy lejanas. Hasta allí quiere llevarnos el telescopio espacial James Webb, el llamado a suceder al Hubble. Es mucho más grande y será hasta 100 veces más potente. Un gran proyecto internacional en el que también participa España. Investigadores del Centro de Astrobiología colaboran en el desarrollo de dos de sus principales instrumentos que nos permitirán ver indicios de vida en planetas lejanos y la formación de las primeras galaxias en la infancia del universo. Santiago Arribas, astrofísico y miembro del equipo encargado del desarrollo del sistema NIERSpeec del JWT explica que cuando miramos lejos, también miramos atrás en el tiempo porque la luz tarda un tiempo en llegar hasta nosotros, por eso, si miramos suficientemente lejos podemos llegar a vislumbrar los orígenes del Universo. Ese es uno de sus objetivos prioritarios, el otro será analizar las atmósferas de planetas lejanos y buscar en ellos indicios de vida. Luis Colina, máximo responsable español en el proyecto del James Webb y miembro del equipo que desarrolla otro de sus instrumentos afirma que ya hay planetas candidatos para buscar en ellos compuestos similares a los que tenemos aquí, en la Tierra.Para poder ver objetos tan oscuros y fríos como planetas en otros sistemas solares o galaxias a 13.000 millones de años luz de distancia el James Webb no ve como nosotros, o como lo hace el Hubble. Lo que capta es luz infrarroja tan débil que el telescopio va a tener que funcionar a 232 grados bajo cero, cerca del cero absoluto, a un millón y medio de kilómetros de la Tierra. Mucho más allá de la Luna para que no nada le moleste. Llevarlo hasta allí va a ser todo un reto. Es tan grande que cuando se lance a comienzos del año que viene tendrá que ir plegado en el cohete. Tardará un mes en desplegarse y llegar a su destino y todo tiene que abrirse correctamente y a la primera. Si todo sale bien Colina y Arribas esperan que nos aporta nueva información de lo que ya conocemos del Universo pero creen que también podrá ser capaz de descubrir cosas que aún no somos capaces de imaginar. El James Webb eerá el fruto de más de 20 años de trabajo de colaboración entre Estados Unidos, Canadá y Europa. Ha costado más de 8.000 millones de euros. Si les parece mucho piensen que esa cifra equivale el 1,2 por ciento del presupuesto de defensa de Estados unidos sólo para este año y que será el ojo más grande y más penetrante que jamás hayamos puesto en el espacio. -Redacción-