Rodríguez Miranda junto a los presidentes de las asociaciones
Rodríguez Miranda junto a los presidentes de las asociaciones - CONCHI PAZ/XUNTA

El imposible lobby de Galicia

Unos 200 empresarios del exterior se reúnen en Santiago para afianzar lazos

SantiagoActualizado:

El sueño de la creación de un lobby gallego internacional liderado por los empresarios de éxito asentados en todo el planeta comenzó a forjarse hace ya más de diez años. Pero aunque los hombres de negocios de la Galicia exterior e interior se esfuerzan por mantener el contacto, muchos reconocen que no han sido capaces de lograr crear ese grupo de presión que vele por los intereses económicos de la Comunidad. «Es muy difícil hablar de lobby gallego», reconoció ayer Antonio Cortés, presidente de la Unión Mexicana de Empresarios Gallegos. «No conseguimos el lobby, somos muy individualistas», lamentó el diseñador Florentino Cacheda.

Cortés y Cacheda participaron ayer en la cuarta edición do Encontro de Empresarios Galegos no Mundo, que reunió a más de doscientos invitados en un hotel de Santiago. La cita anual está impulsada por las asociaciones de México, EEUU y Madrid, que intentan con este tipo de reuniones favorecer los contactos personales para entablar futuros negocios. «Es una oportunidad para mostrar los productos gallegos al resto del mundo y además en el mundo de los negocios es fundamental el conocimiento y generar confianza », reflexionó el secretario xeral de Emigración de la Xunta, Antonio Rodríguez Miranda, presente en un acto al que también se sumó el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde.

Aunque los presidentes de las principales asociaciones mantuvieron un breve encuentro de trabajo con el director del Instituto Galego de Promoción Económica, la jornada de ayer fue de tipo informal. «Desde lo lúdico podemos llegar a establecer relaciones de negocios», explicó el presidente de los empresarios gallegos en México, que representa a unas 450 compañías. Gaiteros y cabezudos animaban el cóctel previo a la comida de confraternización.

Para Cortés, este tipo de reuniones son imprescindibles para continuar trabajando en la creación del ansiado lobby. Aunque sin estructuras fijas, el empresario dedicado al negocio de las boleras defiende que la colaboración entre gallegos sí que da sus frutos. La asociación que preside funciona como una especie de embajadora para los empresarios de la Comunidad que buscan vender en México: «Hace unos años pusimos en contacto al Clúster del Granito de O Porriño con el director de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México para que los futuros arquitectos conociesen bien el granito gallego», ejemplifica.

Desde Galicia agradecen la labor de los emigrantes. El empresario y diseñador Florentino Cacheda reconoce que cuando abre una tienda en el exterior siempre contacta con los centros gallegos. «Soy siempre muy bien recibido y me ayudan», agradece. El empresario lalinense no acudió ayer a la comida para hacer negocios. «No tengo esa pretensión, pero bueno, siempre se pueden acordar e ir a comprar algún traje», bromeó. Para Cacheda la consecución de un lobby gallego es una asignatura pendiente que ve difícil de realizar por el carácter individualista del colectivo. El presidente de los empresarios gallegos de EEUU, José Manuel Brandariz, tampoco tiene claro que vaya a forjarse en un futuro. Dedicado a la industria del cine en Miami, Brandariz nació en Galicia y preside una asociación integrada por más de 700 personas. «Nuestro gran lobby gallego son las fiestas patronales», reivindica.

La idea de crear una gran red empresarial gallega surgió en Barcelona ya en el año 2005. La asociación catalana organizó un Gran Encuentro de Gallegos del Mundo donde se acordó redactar un protocolo para crear un lobby que no acaba de materializarse.