Imagen del Tribunal Supremo en Madrid
Imagen del Tribunal Supremo en Madrid - ABC
Tribunales

El Tribunal Supremo confirma la condena a una banda de ladrones liderada por un policía local

Los miembros de la organización se hacían pasar por agentes de policía o funcionarios judiciales y para asaltar varias viviendas de la provincia de Alicante

ALICANTEActualizado:

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia de Murcia que en noviembre de 2016 condenó a varios integrantes de una banda, liderada por un policía local, que, haciéndose pasar por agentes de policía o funcionarios judiciales, asaltaron distintas viviendas (varias en la provincia de Alicante) y se apoderaron de dinero y objetos de valor.

Los robos fueron cometidos en viviendas ubicadas en Tobarra (Albacete), Cox (Alicante), Orihuela (Alicante) y en distintos municipios y pedanías de Murcia, hasta completar un total de quince atracos.

La sentencia condenó, entre otros, al policía local del Ayuntamiento murciano de Aledo Enrique I.S., considerado el líder del grupo, a distintas penas por los delitos de organización criminal, robos -unos consumados y otros en grado de tentativa- y contra la salud pública.

La sentencia de la Audiencia recogía también que este acusado ostentaba la superior dirección de la organización y era quien custodiaba un maletín que contenía las bridas, pistolas o esposas que eran facilitados a otros integrantes de la misma a la hora de dar los "golpes".

También era el que principalmente se ocupaba de falsear la documentación a emplear en cada uno de los asaltos, para lo cual disponían de documentación y acreditaciones como si fueran agentes de Policía o funcionarios judiciales que iban a intervenir en falsos registros domiciliarios, con lo que conseguían que se les franqueara la entrada.

Otros de los acusados fue un segundo agente de Policía Local, en este caso, del municipio murciano de Abanilla, y un cabo del Ejército del Aire.

Esta estructura criminal, señalaba la sentencia ahora confirmada por el TS, comenzó a operar a principios del 2012 y estuvo activa hasta su detención, al año siguiente.

La sentencia condenatoria, confirmada ahora por el Alto Tribunal, fue recurrida por cuatro acusados que fueron considerados como colaboradores de la banda y que se ocupaban, fundamentalmente, de facilitar información sobre posibles objetivos.