Perfil

Rita Barberá: la traca final a cuarenta años de carrera política

La decisión del Supremo de abrir una causa a la senadora por blanqueo de capitales consuma el ocaso de la fuera referente municipal del PP

Imagen de Rita Barberá tomada en su última comparecencia en la sede del PP valenciano - MIKEL PONCE

Cuarenta años después de su afiliación a Alianza Popular, Rita Barberá Nolla (Valencia, 16 de julio de 1948) atraviesa el peor momento de su dilatada carrera política. Un trayectoria marcada por haber cosechado cinco mayoría absolutas y haber permanecido veinticuatro años al frente del Ayuntamiento de la tercera capital de España y que ahora languidece en el lodazal del caso Taula.

Barberá, cofundadora del Partido Popular, se enfrenta a la primera imputación judicial en cuatro décadas después de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo haya dictado un auto en el que abre causa contra la actual senadora.

El último destino de Barberá ha sido la Cámara Alta. Aunque siempre mantuvo que su voluntad era la de «trabajar por la ciudad» que gobernó durante cerca de cinco lustros y evitó las tentaciones de dar el salto a la política nacional, los resultados delas últimas elecciones municipales, en las que no logró revalidar su mayoría absoluta, propiciaron su marcha al Senado por designación de las Cortes Valencianas, dentro del cupo correspondiente al Partido Popular. Atrás quedaba una carrera que había comenzado en el Parlamento autonómico en 1983 (cuatro años después fue candidata a la Presidencia de la Geeneralitat) y que siguió en paralelo en el Ayuntamiento desde 1991.

En el presunto caso de blanqueo de capitales que investiga el juzgado de instrucción número dieciocho de Valencia en una pieza separada del caso Taula figuran como investigados los concejales del PP que acompañaron a Barberá en la candidatura de 2015, salvo el independiente Eusebio Monzó.

La condición de aforada de la exalcaldesa ha alargado la agonía, aunque la senadora siempre ha negado que tuviera relación con los hechos que se investigan. Barberá, quien se considera amiga íntima de Mariano Rajoy, ha pasado de ser el referente del municipalismo del PP (durante años se le conoció como la «alcaldesa de España») al ostracismo del Senado, ha visto desde la Cámara Alta cómo la Fiscalía del Supremo archivaba la denuncia presentada por Compromís en el marco del caso Ritaleaks, por un presunto delito en los gastos de protocolo. También quedó archivada una denuncia relacionada con la supuesta vulneración de la ley de Memoria Histórica. Sin embargo, quedaba la traca final del caso Taula, que se ha encargado de prender la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios