PedroViguer, este jueves durante la rueda de prensa
PedroViguer, este jueves durante la rueda de prensa - TSJCV
Justicia

Pedro Viguer lamenta que la justicia dependa de los recursos económicos que le da el poder ejecutivo

El decano de los jueces de Valencia cree que la detección del incendio en la Ciudad de la Justicia fue «tardía» y tuvo efectos «devastadores»

VALENCIAActualizado:

El juzgado de València que se dedica en exclusiva, a nivel provincial, a atender las demandas sobre cláusulas abusivas en préstamos bancarios registra diariamente unos 50 asuntos. En total, desde su puesta en funcionamiento el 1 de junio de 2017 ha anotado 8.400 demandas, de las que 4.000 están pendiente de incoarse.

Así lo ha dado a conocer este jueves el decano de los jueces de València, Pedro Viguer, en una rueda de prensa en la que ha presentado los datos estadísticos correspondientes a la actividad de los órganos judiciales de la capital durante 2017.

"El año 2017 ha sido realmente complicado para los juzgados de València", ha comenzado diciendo Viguer, quien se ha detenido a evaluar los datos del Juzgado de Primera Instancia número 25 de la ciudad. Ha explicado que desde junio se ocupa en exclusiva de las demandas sobre cláusulas abusivas --relativas a las cláusulas suelo, de vencimiento anticipado, de intereses moratorios y reclamación de gastos--.

Desde el 1 de junio hasta el 1 de febrero ha registrado 8.400 demandas --solo 1.700 en el mes de septiembre-- para solicitar la nulidad de estas cláusulas, la mayoría relacionada con los gastos hipotecarios. Con estos datos, hay vistas y juicios señalados hasta el 27 de septiembre de 2018, unos 3.000, y existen otros 4.000 asuntos pendientes de incoación.

Actualmente este juzgado cuenta con un juez titular y otros tres de refuerzo y próximamente se va a contar con otro magistrado más. Está previsto, según Viguer, que cada uno dicte entre 900 y 1.000 sentencias al año.

El "problema", ha comentado el decano, es que los jueces de refuerzo jurarán su cargo en unas semanas y desconocen los magistrados que dispondrán entonces para el juzgado. Situándose en un panorama positivo, si siguiera contando con cinco jueces se podrán sacar adelante unos 5.000 expedientes anualmente frente a una entrada de asuntos de entre 12.000 y 14.000.

Asimismo, este órgano judicial cuenta con seis funcionarios interinos, que tienen "mucho" trabajo con la tramitación de procedimientos y la notificación de sentencias, "más de 300 al mes", y así se resiente un poco la incoación. Por ello han solicitado tres funcionarios más a la conselleria.

Asuntos

En general, los Juzgados valencianos de Primera Instancia han registrado 40.378 asuntos en 2017, de los que hay que descontar 7.500 demandas de cláusulas abusivas. En ejecuciones hipotecarias ha habido un descenso notable respecto a otros años, puesto que se han apuntado 337 procedimientos en 2017 frente a las 1.753 de 2009. Por su parte, las ejecuciones de otros títulos extrajudiciales supusieron 7.500 demandas; los juicios de desahucio 1.827; y los procesos monitorios 10.076.

Viguer ha hecho referencia en este punto a los concursos de personas físicas, que han sumado 47 en todo 2017, cifra que demuestra que "algo no funciona", ha dicho. El decano ha recordado que se trata de una posibilidad recogida en la Ley de Segunda Oportunidad que permitía la exoneración de la deuda a deudores que como consecuencia de la crisis lo habían perdido todo y seguían arrastrando deudas de por vida.

Sin embargo, este tipo de procedimientos "no han servido mucho" en València ante el escaso número de asuntos registrados. "El procedimiento es extraordinariamente complejo y no sigue las recomendaciones de la Unión Europea, que pedía que fuera un procedimiento sencillo y ágil", ha manifestado.

Por su parte, los Juzgados de Violencia sobre la Mujer han registrado 4.171 asuntos en 2017, lo que supone un incremento del 2% respecto al ejercicio anterior. "Efectuando un cálculo en el partido judicial de València, esto supone una demanda de violencia de género por cada 2.000 personas", ha expuesto Viguer.

Así mismo, los Juzgados de lo Social han anotado 17.295 asuntos el pasado año y las demandas de despido sumaron 6.690; los Juzgados de Familia registraron 6.790 procedimientos, unos 1.700 por juzgado; los de Mercantil sumaron 3.565 asuntos, ingresando 445 por concurso de acreedores; los de Penal 7.000; los de Ejecutorias 10.000 y los de Contencioso-Administrativo 7.399 procedimientos. Por su parte, los Juzgados de Instrucción anotaron 45.576 asuntos.

«Enorme necesidad de medios»

Viguer ha afirmado que existe una "enorme necesidad de medios" en Justicia y ha lamentado que "nada cambia": "Es desalentador comprobar cómo año tras año hay un escaso interés por la Administración de Justicia", ha apostillado.

En esta línea, ha criticado la "insuficiencia" de presupuesto, de creación de juzgados y de convocatoria de oposiciones. También se ha quejado de que el Poder Judicial sea económico dependiente, es decir, que dependa de los recursos económicos que le dé el Poder Ejecutivo.

Preguntado por su opinión sobre la posibilidad de que la Conselleria de Justicia implante en los juzgados el sistema informático Avantius, Viguer ha contestado que es partidario del expediente digital "pero hay que hacer las cosas bien, no con sistemas de presentación telemática de escritos o de otra índole que están constantemente dando fallos", ha dicho. "El Avantius, por las noticias que tengo, está funcionando razonablemente bien. Ójala se implante un sistema similar aquí. Las referencias que me llegan son bastante buenas", ha señalado.

Incendio

En cuanto al incendio que afectó a la Ciudad de la Justicia el pasado 10 de marzo, Viguer ha considerado que la detección fue "tardía" y tuvo unos efectos "devastadores". "El incendio debería haberse podido detectar con mayor agilidad y los daños habrían sido bastante menores", ha insistido. "Lo que me llama la atención es que la detección del incendio fue tardía". "Es evidente --ha agregado-- que si se hubiera detectado en los primeros minutos, se habrían evitado muchos daños y trastornos importantes. El incendio no se detectó con rapidez y esto es así por mucho que fuera un domingo", ha apostillado.

«Va en el sueldo»

Por otro lado, Viguer, interpelado por su opinión a cerca de críticas a los jueces del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) por su falta de independencia en algunas resoluciones relativas, por ejemplo, al asunto de los centros concertados, ha respondido: "Va en el sueldo".

Y ha agregado: "Tenemos muy claro que nuestras resoluciones no van a agradar a todos los destinatarios, pero tenemos que seguir haciendo nuestro trabajo con independencia e imparcialidad y oir llover fuera a través de la ventana. Nosotros somos de mesa-camilla y de flexo", ha apostillado.