Vista aérea de la zona de la pedanía Jesús Pobre (Dénia) donde se encuentra el pinar - ABC
Dénia

Un matrimonio francés dona al morir un bosque de 20.000 metros plantado por ellos a un pueblo alicantino

En los últimos cinco años los vecinos y turistas han podido visitar la zona verde, que sus dueños no quisieron vender a compradores para urbanizarla

ALICANTEActualizado:

Un matrimonio francés, ya fallecido, ha dejado en herencia al pueblo alicantino de Jesús Pobre un frondoso bosque de pinos de 20.000 metros cuadrados, fruto de su "amor y vinculación" con esta pequeña localidad de la que la pareja fue vecina durante más de treinta años.

La entidad de ámbito local menor de Jesús Pobre, situada al norte de la provincia de Alicante, depende de la ciudad de Dénia, cuyo ayuntamiento ha aceptado, en un pleno celebrado anoche, este legado.

La condición de esta última voluntad del matrimonio francés obliga a que "los terrenos mantengan siempre el uso público y la protección de zona forestal", según ha explicado el alcalde pedáneo de Jesús Pobre, Javier Scotto.

Scotto ha explicado que se trata de una frondosa pinada "conocida como el Pinar de los Franceses que, desde hace cinco años, estaba en uso para vecinos y visitantes, gracias a una cesión en precario del matrimonio, que permitió incluirla en la ruta de senderismo de Jesús Pobre".

Urbanismo cercano

También ha explicado que desde la junta vecinal eran conocedores de la intención de la pareja de la donación, puesto que hubo reuniones en las que manifestó "su preocupación por el futuro de las parcelas debido a una continua presión urbanística" e informó de "las diferentes ofertas que recibían para un uso mercantilista", según el alcalde pedáneo.

Jesús Pobre informó al Consistorio de Dénia de los actos de última voluntad del matrimonio francés y se le solicitó que se emprendieran las gestiones necesarias para la aceptación del legado, así como el alta patrimonial e inventariado municipal de esa propiedad.

Una vez cumplimentado el expediente, ahora se procederá a destinar la propiedad municipal exclusivamente a zona verde y forestal, así como a su apertura para el disfrute de toda la población de Jesús Pobre, que rinde así un homenaje a este matrimonio francés.