Sucesos

El sospechoso de un crimen mata a un Policía en Valencia

El subinspector fue acuchillado por el agresor cuando iba a ser identificado por el hallazgo de un cadáver descuartizado

Imagen del lugar en el que se ha producido el acuchullamiento - EFE

El subinspector del Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Valencia Blas Gámez Ortiz murió este martes en acto de servicio al ser acuchillado por el sospechoso de un crimen al que iba a identificar. Los hechos sucedieron al filo de la tarde en el número 77 de la calle Sueca, muy cerca de la avenida de Peris y Valero de la capital del Turia, donde la noche anterior había sido encontrada entre dos contenedores de basura una maleta con el cadáver descuartizado de un hombre.

En el marco de las pesquisas relacionadas con el macabro hallazgo, el subinspector fallecido, casado, con dos hijos y de 51 años de edad, había acudido junto a otro agente del grupo de Homicidios para proceder a la identificación de un hombre en el marco de las pesquisas por el crimen de la maleta cuando se topó con éste en el portal del edificio. Fuentes de la investigación señalan que no está acreditado que el autor de las cuchilladas sea el responsable de la muerte del hombre que se halló descuartizado.

El sospechoso esgrimió un arma blanca y, «sin mediar palabra», asestó varias cuchilladas al policía, según relatan fuentes de la investigación. Una de las cuchilladas le afectó al corazón y resultó letal pese a que una unidad del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) desplazada al lugar de los hechos le practicó una maniobra de reanimación cardiopulmonar avanzada.

Todos los intentos por salvarle la vida resultaron inútiles ante la gravedad de las heridas. El agente que acompañaba al subinspector repelió el ataque y abatió a tiros al agresor con su arma reglamentaria, de acuerdo con fuentes policiales.

Imagen de la maleta en la que se han hallado los restos humanos
Imagen de la maleta en la que se han hallado los restos humanos- LAS PROVINCIAS

El subinspector fallecido y su compañero habían acudido al inmueble de la calle Sueca para realizar indagaciones siguiendo la pista del posible autor de la muerte del hombre cuyos restos habían sido abandonados en el interior de una maleta.

Según fuentes conocedoras de las pesquisas, pasada la medianoche un vecino había alertado a la Policía de la presencia de un bulto sospechoso en la acera a la altura del número 177 de la avenida Peris y Valero, próxima a la calle Sueca.

Un agente desplazado a dicho punto descubrió en el interior de una bolsa que había dentro del equipaje el cuerpo de un hombre al que le faltaba la cabeza y las extremidades. Los restos presentaban heridas de arma blanca. En la bolsa había también dos prendas de ropa. No había documentación alguna. El cadáver, al que se le practicó la autopsia en el Instituto Anatómico Forense, no había sido identificado al cierre de esta edición.

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional abrió entonces una investigación que condujo apenas horas después al subinspector acuchillado y a un agente al domicilio de la calle Sueca.

Ambos iban de paisano , por lo que fuentes de la investigación señalan que el policía atacado fue sorprendido por el agresor, que no dudó en emplear el arma blanca que portaba cuando se disponía a salir a la calle.

Imagen del traslado de uno de los dos cadáveres
Imagen del traslado de uno de los dos cadáveres- EFE

El atacante iba solo y tanto el acuchillamiento como el posterior tiroteo en el que resultó abatido se produjeron en el interior del portal del edificio, de acuerdo con las versiones aportadas por los vecinos que escucharon los disparos. Los agentes desplazados al lugar de los hechos para asistir a sus compañeros procedieron posteriormente al registro de una vivienda situada en la segunda planta del edificio en busca de pruebas. El domicilio podría ser la residencia del autor del acuchillamiento y sospechoso del crimen del crimen de la maleta y estaba vacía. La Policía trata de comprobar si la documentación que portaba el hombre, de unos treinta años, corresponde con identidad verdadera.

Mientras, el ministro de Interior, Juan Antonio Zoido, envió sus condolencias a la familia del subinspector fallecido, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter: «Descanse en paz Blas, el policía asesinado hoy [por ayer] en Valencia en acto de servicio. Toda nuestra solidaridad para su familia y sus compañeros».

De igual modo, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, que se desplazó al lugar en el que se produjo el suceso para supervisar en persona las pesquisas, también tuvo palabras de recuerdo para los familiares del policía: «Todo mi apoyo a los familiares del agente de Policía fallecido en acto de servicio. Mucho ánimo a los compañeros». Desde la Guardia Civil también expresaron sus condolencias y tristeza por el suceso. «Nuestro abrazo dolorido a los allegados de Blas, el agente de Policía asesinado en Valencia en acto de servicio. Duerme en Paz, Hermano», rezaba su tuit, que se sumaba al del propio Cuerpo al que pertenecía el subinspector apuñalado: «Todo nuestro cariño y apoyo a la familia y compañeros de Blas, asesinado hoy [por ayer] en una actuación policial en Valencia. DEP».

Toda la actualidad en portada

comentarios